scorecardresearch

Manuel Caballero Quintanilla se consolida

Pedro Belmonte
-

El sábado intervino en una clase práctica en la plaza de toros de Valencia, donde cortó una oreja

Manuel Caballero Quintanilla. - Foto: Escuela Taurina

El sábado, Manuel Caballero Quintanilla intervenía en una novillada en formato clase práctica, en la plaza de toros de Valencia, cortando una oreja a un complicado novillo de Fuente Ymbro, demostrando grandes aptitudes y una gran proyección, dentro de la Escuela Taurina de Albacete a la que pertenece. Manuel Caballero Jr., hijo del matador de toros del mismo nombre, se coloca como uno de los alumnos a tener en cuenta para la próxima temporada, en la que podría dar el salto al escalafón superior. «Era un día importante, la reapertura de la plaza de Valencia, después de 20 meses cerrada por la pandemia, y a pesar de que mi novillo fue complicado, quedó la actitud que tuve y luché por poderlo torear, por lo que pudimos arrancarle la oreja y todo salió medianamente bien, con ganas de más, pero esto es así. Creo que di buena imagen, o por lo menos lo intenté, estando lo más firme posible y haciendo frente a la tarde, ya que los compañeros no lo pusieron fácil y había que arrear sí o sí. La novillada sirvió bastante y Nek estuvo muy bien con un novillo muy bueno y además en su tierra. Toreó por delante de mí y yo no podía salir sin intentar darlo todo por lo menos».

Hace unas semanas intervino en un espectáculo multicultural, con un encastado novillo de Daniel Ruiz. «Casi todo lo bravo siempre ofrece dificultades, pero esas son las embestidas que de verdad transmiten y que todo ganadero busca y como torero lo único que pude hacer fue disfrutarlo con el marco tan bonito que se creó en Tobarra, con flamenco, baile, caballos y la verdad es que lo disfruté bastante ya que tuvo embestidas, sobre todo por el pitón izquierdo, por abajo y con un ritmo muy bueno, aunque la pena es que la espada no me funcionó tan bien como en Valencia, aunque incluso me vino hasta bien, porque luego entrené mucho en el carretón y para Valencia me sirvió mucho ya que lo maté muy bien, sabiendo como lo maté y por qué lo maté».

Una temporada a la que califica de progresiva. «Creo que esta temporada ha sido progresiva, porque empezó poco definida, ya que veníamos de la pandemia, pero poco a poco creo que he ido madurando y he conseguido cosas importantes y he dado golpes en la mesa los días que creo que los tenía que dar».

De momento, su padre le aconseja en el campo, pero no en la plaza. «Mi padre es más de estar conmigo en el campo, sobre todo en los tentaderos, y cuando entreno en casa, está conmigo, pero a la plaza no le gusta porque sobre todo lo que quiere es que yo desarrolle y no quiere ser el típico padre pesado que anda por ahí en medio. En el campo sí, en la plaza no».

El debut con picadores dependerá de como transcurra el año que viene. «A día de hoy no tengo ni idea de cuando podría ser, ya que todo depende de cómo se haga el invierno». Manuel compagina el toro con la universidad, ya que estudia primero de Magisterio Educación Primaria.