scorecardresearch

La ciudad celebra su 647 cumpleaños como Villazgo

Teresa Roldán
-

El acto sirvió para reconocer a personas e instituciones por su trabajo en pro de Albacete, como Rubí Sanz, Amós Nuñez, Asprona, López-Galiacho, los Donantes y Martínez Sarrión

Fotografía de familia de los albacetenses reconocidos en el Día de Albacete - Foto: José Miguel Esparcia

El salón de plenos del Ayuntamiento de Albacete ha acogido la celebración del 647 aniversario de la firma del Privilegio de Villazgo, en la localidad conquense de Garcimuñoz, donde personas ilustres de la ciudad e instituciones fueron reconocidas por el papel que han jugado trabajando por la ciudad de Albacete. Galardones que se otorgan por primera vez en este año.

«Un 9 de noviembre de 1375 Albacete se hacía villa. Son 347 los años que han transcurrido desde que nos emancipamos de la villa de Chinchilla y recibíamos el Privilegio de Villazgo en Castillo de Garcimuñoz». Con estas palabras comenzaba el alcalde de Albacete, Emilio Sáez, su intervención, donde recordó que «Albacete tiene mucha historia, más de la que mucha gente pueda pensar, descendemos de los poblados íberos y romanos, y no sólo tenemos pasado, sino mucho presente y un futuro muy prometedor».

cualidades. Sáez destacólas razones que justifican los reconocimientos concedidos y otorgados, como Asprona, «por sus 60 años trabajando en favor de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo»; a la Hermandad de Donantes de Sangre, «que en sus 51 años han salvado muchas vidas»; a título póstumo recibió este premio «uno de los mejores poetas del país», Antonio Martínez Sarrión; Amós Núñez, una persona muy vinculada a la ciudad y a la industria cuchillera; a Rubí Sanz, que como directora del Museo Provincial «ha demostrado su capacidad y su saber hacer por la historia de la ciudad»; y a Javier López-Galiacho, un embajador de esta tierra, como recordó el alcalde, que  dijo «vende bien la ciudad» y al que «hemos encomendado la tarea de liderar y vamos a acompañar en el proceso para que el Teatro Circo sea declarado patrimonio de la humanidad». 

Jesús Igualada, presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre, se mostró feliz porque en este aniversario de la ciudad se haya reconocido a la entidad que preside que representa ahora a 73.000 donantes, 51 años después de su creación. «Somos una asociación solidaria, generosa y seguiremos intentando hacer nuestro trabajo; cubrir las necesidades de sangre de la provincia».

En la misma  línea, la presidenta de Asprona, Amalia Serna, mostró su gratitud por el galardón «porque nos sentimos reconocidos y apreciados por toda la ciudadanía».

Valentín Carcelén representó a la familia de Antonio Martínez Sarrión en la recogida de este reconocimiento, que dijo «es el primer paso para una serie que va a culminar con un congreso de homenaje en marzo en el campus universitario, donde asistirán como ponentes algunos de los mejores críticos literarios en la obra del poeta».

Muy emocionado se mostró Amós Núñez por este «ascenso» dijo, ahora que «yo ya estaba retirado», pero demuestra que «yo amo a esta ciudad, pero ahora veo que la gente de esta ciudad me quiere mucho».

Para Rubí Sanz recibir esta distinción del Ayuntamiento de Albacete «me llena de emoción, gratitud y me honra como ciudadana de esta tierra a la que quiero y he visto como se ha ido transformando en estos últimos años y enriqueciendo». Sanz se refirió a que «somos una ciudad muy dinámica y rica desde el punto de vista de la cultura».

Cerró el turno de agradecimientos Javier López-Galiacho, que dijo sentirse «como un niño, que nunca ha dejado de tener «esa pasión por Albacete». Por ello, López-Galiacho hizo un llamamiento a la ciudadanía «para que hagamos más sociedad civil y menos política».