Suben las intoxicaciones etílicas vistas en Urgencias

T.R
-

Casi 200 personas con problemas de alcoholismo pidieron ayuda el pasado año en la Unidad de Conductas Adictivas

Imagen de archivo del botellón de Jueves Lardero del 2018, donde se aprecia mucha presencia policial. - Foto: José Miguel Esparcia

El consumo abusivo de alcohol en la población constituye un problema de primera magnitud. La solución no es fácil, y más si tenemos en cuenta que los efectos de la bebida sobre el organismo aumentan cuanto más tiempo y más cantidad se consuma.
La prohibición del botellón en la ciudad de Albacete sin excepciones es reciente, en concreto desde el año pasado, porque a pesar de que la Ordenanza Cívica que así lo establece lleva en vigor muchos años, el Ayuntamiento venía autorizando excepciones a la norma en días concretos de la Feria y en Jueves Lardero. Sin embargo, pese a ello, los jóvenes y no tan jóvenes siguen bebiendo en microbotellones o en locales donde se permite la entrada de alcohol, concentrándose el consumo abusivo principalmente a los fines de semana y celebraciones especiales.
La prueba de que esto es así, es que los casos de personas atendidas por intoxicación etílica en el Servicio de Urgencias del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete lejos de disminuir volvieron a subir durante el pasado año, en concreto un 23,4%, al registrarse  448 intoxicaciones etílicas frente a las 363 del año 2018.
Según los datos facilitados por el jefe de este dispositivo, el doctor Joaquín Payá Berbegal el mayor incremento en el número de pacientes con un grado importante de embriaguez atendidos se produjo en el tramo de edad entre los 30 y 39 años, con 86 casos tratados, frente a los 51 del año anterior, lo que representa un aumento del 68,6%;aunque el mayor número de pacientes atendidos en Urgencias por esta causa, 99, tenía entre 20 y 29 años, un 26,9% más que en igual período de 2018 (con 78 casos);no menos importante es el número de menores que llegaron  con altas tasas de alcohol en sangre y con pérdida de consciencia al centro hospitalario, que fueron 76 (entre 0 y 19 años), un 11,7% más que los 68 de 2018.
El problema de esta droga, la más consumida en la provincia de Albacete, es que la mayoría de personas que tienen alcoholismo arrastran un hábito abusivo durante muchos años hasta que piden ayuda. De hecho, en dispositivos como la Unidad de Conductas Adictivas (UCA), que coordina la doctora Isabel del Amo, el alcohol es el principal motivo de demanda de tratamiento. Sólo en 2019 las personas con problemas de alcoholismo que pidieron ayuda para dejar esta adicción fueron 193, de las que 153 eran hombres y 40 mujeres. A estos casos hay que sumar los de cocaína cuando se consume junto con alcohol, «algo bastante frecuente cuando se esnifa», asegura la doctora Del Amo, que advirtió que «esta mezcla da lugar a intoxicaciones, donde hay irritabilidad, agresividad y conductas violentas, lo que surge entonces es un metabolito (cualquier sustancia producida en el metabolismo) intermedio, el cocaetileno, que aumenta el efecto tóxico de la cocaína y por tanto su efecto estimulante y de ahí la irritabilidad».
(Más información en edición impresa)