Pozuelo, libre de tendidos eléctricos peligrosos para aves

Redacción/A.G
-

Los agentes medioambientales reivindican su papel para obligar a que las empresas mejorasen sus líneas

Imagen de archivo de un apoyo eléctrico con medidas de protección. - Foto: Yolanda Lancha

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM) anunció a través de un comunicado, recogido por Efe, que la localidad albacetense de Pozuelo se ha convertido en el primer municipio libre de tendidos eléctricos peligrosos, que suponen una amenaza para una gran variedad de aves protegidas, «gracias a las actuaciones e inspecciones a pie bajo línea llevadas a cabo por los agentes medioambientales».
El colectivo profesional explica que los agentes comenzaron a realizar inspecciones de este tipo hace casi 10 años y añaden que, en la actualidad, continúan desarrollando un seguimiento «pormenorizado» de los tendidos eléctricos, ya que suponen «una amenaza de gran calado» para una gran diversidad de avifauna protegida.
En el caso de Pozuelo, APAM-CLM asegura tener constancia de que han sido modificados todos los apoyos de líneas eléctricas que suponían una amenaza por su diseño. En ese sentido, cabe destacar que el municipio cuenta con una distribuidora eléctrica pública (Depsa), que a finales de 2018 invirtió cerca de 85.000 euros para modernizar la línea de medio tensión que va desde el núcleo principal a La Zarza.
También dentro del término municipal, Iberdrola Distribución solicitó a principios de 2019 los permisos para cambiar un tramo de otras línea aérea de media tensión, que discurre entre los parajes de El Tomillar y Los Majuelos.
En ambos casos, los proyectos incluían medidas de protección para las aves, que las compañías han comenzado a incorporar. Por ejemplo, Iberdrola ya informó a La Tribuna de que prevé invertir 200 millones de euros hasta 2025 para la adaptación de 234.000 apoyos en toda España, como parte de un proyecto que denominó Aleteo. De ellos, 13.700 están en Albacete y más de 2.000 ya se han adaptado, siempre según la empresa.
APAM-CLM destaca que, entre las funciones del cuerpo de agentes medioambientales se encuentran la protección, vigilancia, control y seguimientos de las poblaciones de especies amenazadas. También resaltan que, en su labor inspectora, estos profesionales revisan todo tipo de instalaciones que pudieran suponer un problema para la supervivencia de especies emblemáticas.

(Más información en edición impresa)