scorecardresearch

Apoteósico triunfo en Madrid de 'El Twanguero'

Emilio Martínez
-

Famoso mundialmente, este hijo de albacetenses meterá algo de folklore de la tierra en el próximo disco

‘El Twanguero’, durante su actuación del pasado lunes. - Foto: Víctor Moreno Photo

Grande entre los grandes. Primus inter pares. Con gran número de premios y reconocimientos planetarios, entre ellos uno tan prestigioso como el Grammy, con actuaciones por todo el mundo, como la del pasado lunes en Madrid disfrutando de un éxito enorme que puso en pie a los miles de espectadores asistentes en el ciclo de Noches del Botánico, plagado de estrellas internacionales. Y, además, con sangre albaceteña por sus venas. Pongamos que se habla/escribe de Diego García, nombre y apellido que en principio no dice casi nada. Pero sí su famoso apodo de El Twangero. Un polifacético artista que toca -y nunca mejor expresado- y domina a la perfección todo tipo de guitarras -española, clásica, acústica, flamenca, eléctrica- y todo tipo de géneros.

Este conciertazo en la capital de España es uno de los muchos que tiene en su nueva gira por nuestro país, ya que él desde que poco después de viajar a Estados Unidos hace ya casi tres décadas, fijó su residencia en Marina del Rey, California, donde, además, tiene la originalidad de vivir en un barco. Eso sí, dentro de esta larga serie de compromisos profesionales este año, a diferencia de 2021 -dentro de la programación musical de la conocida como No Feria -no se incluye a Albacete como le habría gustado. No obstante esta ausencia la lleva con resignación y lo explica a La Tribuna.

«El año pasado ya me puse al día con conciertos durante las habituales fechas de la Feria, con gran éxito de asistencia. Aunque, claro, por supuesto que me hubiera gustado repetir, porque siempre es un placer volver a Albacete». Un placer que lo es en grado máximo si coincide con la verdadera Feria, que tanto le ha gustado para disfrutarla, al margen de su actividad artística, a título particular desde que la conoció siendo niño en sus viajes desde Valencia donde  a los seis años ya había ingresado en el Conservatorio. 

Que no en balde, aunque nació junto al Mediterráneo, esa herencia por el certamen septembrino se lleva en los genes, y los suyos son albacetenses por partida doble, ya que sus padres Diego García e Isabel Gallardo, aparte de emigrar a Levante para ganarse la vida, siguen ejerciendo de la tierra en la que vinieron al mundo. Hasta el punto de que adelanta su intención de que, al igual que en anteriores álbumes ha metido melodías inspiradas en canciones populares de varios países, en su próximo disco haya algo relacionado con el folklore y la tradición albacetense.

(MÁS INFORMACIÓN EN EDICIÓN IMPRESA Y EN LA APP DE LA TRIBUNA DE ALBACETE)