scorecardresearch

«'Todo Arde' es más ambiciosa que las anteriores novelas»

Antonio Díaz
-

Juan Gómez-Jurado, el escritor que protagoniza el mayor fenómeno de ventas en la historia del thriller español, visitó Albacete para firmar en Librería Popular su última novela, Todo Arte.

Juan Gómez-Jurado en Librería Popular de Albacete. - Foto: Arturo Pérez

Juan Gómez-Jurado, el escritor que protagoniza el  mayor fenómeno de ventas en la historia del thriller español, visitó Albacete para firmar en Librería Popular su última novela, Todo Arte. El periodista, autor  de la exitosa trilogía Reina Roja, comentó a La Tribuna de Albacete distintos aspectos de su nueva novela.  

Una nueva novela es un reto, ¿también esta última, Todo Arde?

Desde distintos puntos de vista, el primero desde la narrativa, indiscutiblemente, Todo Arde es una novela mucho más ambiciosa que las anteriores, tanto por la naturaleza de los protagonistas como por la naturaleza de la historia. La verdad es que estoy muy contento de haber conseguido sacar adelante este reto, eso por un lado. Luego, desde el lado obvio de los resultados, de Reina Roja, Loba Negra y Rey Blanco, el boom que ha significado y sigue significando para mucha gente, pues era un reto añadido indiscutiblemente, por descontado, pero el público, no solo ha respondido de igual forma, sino el doble del libro anterior, con lo cual, lo único que puede es estar agradecido y feliz, claro. 

Podía haber seguido, por supuesto,  el camino de Reina Roja. ¿Hay en Todo Arde un cambio de registro, dentro del thriller?

Es un thriller, por supuesto, un thriller que pertenece al universo Reina Roja, por supuesto también, pero sí es verdad que hay una cierta luminosidad en los personajes, en lo que sucede, que yo creo que era necesaria, para empezar para mí, como persona, porque los tiempos que nos rodean son ya bastante oscuros. A pasar de que es una novela de misterio y un thriller, una novela que invita a divertirse, a pasárselo bien, también tiene cierta luminosidad,  cierta esperanza, que creo es muy necesaria en los tiempos que corren. 

Tres mujeres protagonistas, ¿muy diferentes?

Entre sí, por supuesto, e increíblemente complementarias en la práctica, aunque en la teoría y sobre el papel nada nos indicase que pudieran serlo, eso es lo hermoso de la vida, que personas que no deberían llevarse bien, acaban llevándose. Es una de las experiencias más satisfactorias que hay.  

¿Qué tiene que ver una manzana con la historia?

Eso lo dejo a los lectores que lo descubran, no lo puedo contar. 

Tendemos a pensar que en la vida siempre ganan los mismos, los de siempre, ¿excepto en las novelas donde todo es posible? ¿Todo Arde transita ese camino?

Es lo que hace tan especial, ya sea en la vida real o en los libros, cuando el que nadie esperaba es el que marca el gol de la victoria, el que consigue que las tornas cambien. Te pongo el ejemplo de Iniesta en la vida real, porque estamos hablando donde estamos. Los ejemplos contrarios son los más fáciles, no, cuando el banco ejecuta una hipoteca, cuando el vendedor que está luchando por llegar a fin de mes fracasa, todo eso es lo esperable. En las novelas pueden pasar cosas que no podrían haber sucedido de ninguna otra manera y eso es increíblemente valioso. 

¿Todo Arde será una novela independiente o formará parte de otra trilogía?

Te gustaría saberlo, verdad, pero no te lo puedo decir. 

¿Qué siente cuando es un fenómeno editorial, el autor español más leído?

No se siente nada en absoluto porque no es real. Hay muchas otras personas que han tomado la decisión de que yo ocupe ese lugar. Yo soy padre, soy marido, madrileño e hijo de una castellano-manchega, esas cosas soy. El éxito es algo que otras personas han tomado la decisión por mí, con lo cual me intento mantener lo más lejos posible de cualquier sensación que tenga que ver con eso.

Será inevitable, supongo, como puede comprobar día a día en las firmas de libros.

Lo que compruebo cada día en las firmas es que hay personas que se acercan, con los que tengo trato uno a uno, entonces hablo con ellos, es un trato mensurable. Lo que no es mensurable es pensar en el número de libros que ha vendido Reina Roja. Si los apiláramos, a la altura de una persona, con eso vamos a ver cuántos estadios de fútbol llenamos, bueno pues es dos veces y media el Bernabéu o el Camp Nou. Eso no tiene sentido, no puedes asumir ese concepto y, como no puedes asumir ese concepto en una escala humana, lo que tienes que hacer es centrarte en la persona que tienes delante. Cuando estoy en Albacete, me siento con cada uno de los lectores y, aunque sea un minuto, hay interacción. Con las personas se habla, una a una.

¿Esperaba un éxito tan enorme con Reina Roja?

Por descontado, es una sorpresa absoluta y sigue siéndolo todos los días. Todos los días tengo que levantarme y recordarme que eso está ahí y todavía algo mucho más difícil, es pensar que mis padres no hayan podido vivir para verlo, esa es una cosa que me llena de tristeza. 

Además de su producción, hay también tiempo para las sagas de Alex Colt y Amanda Black, en colaboración con Bárbara Montes.

Sí, aunque la que más se curra esos libros es ella, indiscutiblemente, pero nos lo pasamos muy bien haciéndolos, es muy divertido, y está enganchando a la lectura a cientos de miles de niños, eso sí que me llena de alegría. 

¿Hay tiempo para la televisión?

Ya no. Fue una aventura que tuve el año pasado, pero me alegró mucho que me sustituyera Raquel Martos, porque yo no podía más. Grabé esos 13 programas y fueron días duros. Pero les dije que lo sentía mucho y que viniese alguien que lo hiciera mejor que yo, porque no era lo mío y, efectivamente llegó Raquel, que lo hace muchísimo mejor que yo. 

¿Centrado en la escritura?

Sí, no que queda tiempo para nada porque el 90 por ciento está dedicado a la escritura y no puedo hacer nada que no sea escribir y, por otro lado, es lo que mejor se me da, no me preocupa tampoco mucho. Antes sí que intentaba probar otras cosas, pero lo que más me apetece es estar sentado delante del ordenador.