Todos con De la Viña y su doctor

Redacción/ I.M.
-

El mundo del toro arropó con un acto al banderillero albacetense y a Val-Carreres, la persona que lo salvó el vida en Zaragoza

Imagen de Mariano de la Viña, emocionado durante la intervención del cirujano de la plaza de Zaragoza. - Foto: José Miguel Esparcia

El  salón de  exposiciones del Museo Municipal acogió ayer el acto de reconocimiento que, promovido desde el Ayuntamiento de la capital, tuvo como protagonistas al doctor Val-Carreres, cirujano jefe de la plaza de toros de Zaragoza y al banderillero, Mariano de la Viña, el cual, como es conocido, fue gravísimamente corneado el pasado 13 de octubre en la citada plaza maña siendo atenido de sus cornadas por este doctor hasta el punto de que le salvó al vida.
El acto, al que asistieron numerosos aficionados al mundo del toro, y en el que se contó con la participación de la Banda Municipal de Música de Albacete, dirigida por el maestro Miguel Vidagany, fue presentado por el colaborador de La Tribuna, Pedro Belmonte, y entre los asistentes estaban no sólo el alcalde y concejal de Asuntos Taurinos, Vicente Casañ, sino también el cirujano jefe del coso de Albacete y presidente de la Sociedad Española de Cirugía Taurina, Pascual González Masegosa.
Se oyeron pasodobles pero también se proyectaron dos vídeos sobre el cirujano maño y el banderillero albacetense y hubo varias intervenciones, entre ellas, la de los reconocidos. 40 días fueron los que estuvo ingresado Mariano de la Viña en el hospital de Zaragoza antes de que se le diese alta, de los que casi la mitad estuvo en la UCI. Tres meses más tarde, este hijo de banderillero, reconoce sentirse bien anímicamente pero no físicamente pues, como le comentaron,  su recuperación iba a ser  lenta. 
Metido en plena rehabilitación, asegura de la Viña, sentirse encantado por este reconocimiento, por las muestras de cariño que continuamente está recibiendo porque, si bien es cierto, comenta, que la del 13 de octubre, no ha sido la única cogida que ha tenido a lo largo de su trayectoria profesional, ésta sí que ha sido la más grave.

 

(Más información en edición impresa)