44.000 personas mueren al año en España por una dieta nociva

Agencias
-

La Fundación del Corazón alerta que una alimentación baja en consumo de frutas y vegetales y elevada en productos procesados causa anualmente miles de patologías cardiovasculares

44.000 personas mueren al año en España por una dieta nociva

En España, el número de fallecidos al año por enfermedades cardiovasculares derivadas de una mala alimentación asciende a 44.000 personas, según recordó ayer la Fundación Española del Corazón (FEC), con motivo del Dia Mundial del Corazón, mientras que esa cifra aumenta hasta los 1,8 millones de muertes en el mundo atribuibles a enfermedades relacionadas con el corazón por el bajo consumo de frutas, y a un millón más por no comer vegetales y hortalizas, además de la ingesta de productos procesados.
«Es importante considerar el conjunto de la alimentación: los alimentos, los ingredientes, la forma de preparación y el estilo de consumo. También los espacios de actividad física diaria y otras actividades gratificantes, además de la convivialidad y el sentido vital positivo», señaló el doctor Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria y miembro del Comité de Nutrición de la FEC.
Para conseguir una buena alimentación, el momento de la compra es también clave para lograr mantener una alimentación saludable. Y en este sentido, resulta especialmente importante saber leer adecuadamente el etiquetado de los productos, interpretando correctamente lo que significa esa información. 
A la hora de elegir, cuanto menos azúcar, menos grasa saturada y más grasa monoinsaturada o poliinsaturada tenga el alimento, más saludable se considera, pero también hay que fijarse en que tenga poca sal y que contenga fibra. Hay que buscar que tenga poca grasa saturada (ideal menos de 0,5 gramos por cada 100 gramos de producto o menos del 10% de las calorías totales); poco azúcar (ideal menos de 5 gramos por cada 100 gramos de producto); poca sal o sodio (ideal menos de 0,3 gramos de sal o 0,12 de sodio por cada 100 gramos de producto); y bastante fibra (ideal más de 3 gramos por cada 100 gramos de producto).
La doctora Marisa Calle, profesora de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad Complutense indicó que «desde la óptica de la prevención de la enfermedad cardiovascular, la dieta mediterránea se ha mostrado preventiva de la hipertensión arterial, mantiene niveles adecuados de colesterol en sangre y disminuye la inflamación de las células de los vasos sanguíneos. Es la única dieta en la actualidad de la que hay evidencia científica de sus beneficios».