scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La casta

09/07/2022

Fue la bandera de Podemos, la palabra que no se le iba de la boca a Pablo Iglesias: casta. Entraban en política para acabar con la casta, con los privilegios de una clase política que no sentía los problemas de la calle porque no la vivía, pertenecían a la casta.

Ha sido tocar poder, y los que llevaban la bandera más grande, Iglesias y Montero, no solo abrazaron los modos de aquella casta sino que fueron mucho más allá en el uso de sus privilegios. Galapagar, coches, colocación de amigos, Falcon, ropa de marca, cuidadoras a cargo del erario público … la lista es larga. Incluso han aceptado de buen grado aquello que tanto denostaban, las puertas giratorias, y el propio Iglesias se ha apresurado a aceptar las ofertas que le llegaban de medios de comunicación que le pagaban buenos duros -más que a otros colaboradores-por su participación en tertulias y escribir columnas.

Yolanda Díaz lanza Sumar. De momento solo lanza una marca y los nombres de algunos políticos, pero nada se sabe sobre qué programa defiende. Aunque después de dos años y medio en el gobierno se conocen algunas iniciativas, destacando una reforma laboral que apenas incluye un par de reformas de la reforma anterior, perdón por el trabalenguas.

A la nueva líder de Podemos le costará montar su partido. Ya hemos dicho en ocasiones anteriores que no es cosa de anunciarlo en un acto más o menos solemne y echar a andar. Hacen falta medios económicos importantes y el respaldo de mucha gente. Y para que haya mucha gente Yolanda Díaz debe gastarse bastante dinero en viajes y transporte. No los propios, es vicepresidenta y goza de los privilegios de la casta, viajes y medios de transporte gratis total, pero no se puede crear un partido solo con cargos públicos que también cuentan con las prebendas propias de la casta. Hay que contar con gente de la calle, como decían cuando no eran casta.

Para que el proyecto de Yolanda Díaz tenga futuro, hace falta mucho más que voluntad, entusiasmo, algunas caras conocidas y buena presencia. Hace falta mucho más que recurrir a los privilegios de la casta para que el mensaje llegue a lo largo y ancho de España. Y hace falta que las cuentas estén muy claras, y que los gastos de Yolanda Díaz como promotora de Sumar, un partido que se va a crear de la nada, se diferencien de los gastos propios de un miembro del gobierno.

Sánchez, que contaba con un potentisimo Psoe detrás, centenares de sedes, docenas de miles de militantes y millones de simpatizantes, no dudó en acudir a los medios propios de un presidente de gobierno para potenciar su partido, en contra de lo que marcan los buenos usos políticos. A ver cómo se las arregla Díaz para crear Sumar al margen de esos buenos usos… que desaparecieron con la nueva casta. La del gobierno de coalición al que pertenece.