«Es un reto para el pianista enfrentarse a estos 'Estudios'»

V.M.
-

«Juventudes Musicales hace una labor encomiable por la cultura musical en Albacete»

El pianista albacetense Ignacio Fernández Pardo. - Foto: Juventudes Musicales

La programación diseñada por Juventudes Musicales de Albacete incluye un recital de piano a cargo de Ignacio Fernández Pardo, profesor del Real Conservatorio Profesional de Música y Danza, que tendrá lugar el martes, en el Auditorio Municipal (20 horas), con un repertorio centrado en Schumann y Chopin.
Un repertorio realmente exigente con obras de dos de los más grandes compositores del siglo XIX.
Sí, se trata de los Estudios Sinfónicos de Schumann en forma de variación y de los Estudios de Piano de Chopin, obras muy difíciles que llevan la técnica a unos límites cada vez más elevados. Este año se cumple además el 210 aniversario del nacimiento de ambos y fue un momento histórico para el piano realmente importante, su período de máximo esplendor.  En el caso de los Estudios Sinfónicos hay dos ediciones y hubo cinco que el compositor alemán no quiso publicar, para mí son los más hermosos, y sería Brahms quien los publicara a la muerte de Schumann.
Como pianista interpreta un amplio repertorio de géneros, ¿es quizás el Romanticismo el que más le atrae?
Pues no del todo, porque toco composiciones de todos los estilos, aunque es cierto que últimamente hago más música del Romanticismo, también toco bastante a Rachmaninov y hago muchísima música de cámara con la Camerata Cervantes. Aparte soy profesor de Repertorio  y de Piano y abordo todos los estilos.
¿Este programa supone un desafío para el intérprete?
La verdad es que es un reto para cualquier pianista enfrentarse a estos Estudios, porque son tremendamente difíciles, aunque también son una preciosidad. Todas las posibilidades armónicas del instrumento, melódicas y rítmicas, están exploradas al límite en estas composiciones.
Un concierto promovido por Juventudes Musicales, ¿qué le parece la labor que lleva a cabo esta asociación?
Lleva un montón de años haciendo una labor encomiable por la cultura musical en Albacete, hay que felicitarles por tantos años de trabajo y por su perseverancia, además ha logrado consolidar al Concurso de Jóvenes Pianistas Ciudad  de Albacete como uno los certámenes más importantes a nivel nacional.
¿Es complicado compaginar su faceta como concertista con la labor docente?
Sí, porque trabajando queda poco tiempo para estudiar y para enfrentarse a repertorios de alto nivel habría que estudiar como mínimo seis horas al día, digamos que se hace el esfuerzo como uno puede.
¿Algún proyecto artístico a corto plazo?
Para otoño cambiaré de repertorio seguramente y me centraré más en la música de cámara con violín, siempre intentando buscar cosas atractivas tanto para el público, para mis compañeros de la Camerata Cervantes y también para mí.