scorecardresearch
José Juan Morcillo

José Juan Morcillo


‘Hotel Roma’

29/06/2022

El catedrático Fernando Lillo, doctor en Filología Clásica por la Universidad de Salamanca, uno de los grandes expertos y conocedores del mundo grecolatino, acaba de publicar un nuevo libro, y esto es siempre un motivo de celebración cultural. Hotel Roma (ed. Confluencias), ensayo divulgativo poderosamente atractivo para cualquier lector, nos invita a descubrir que, en palabras del autor, «seguimos siendo muy romanos en nuestros gustos turísticos».
Con una prosa ágil y limpia, el profesor Lillo nos enseña que los romanos aprovechaban la ocasión para salir de las ciudades y disfrutar de los placeres del campo, de la placidez y serenidad de las aguas de un río o del mar, del lenguaje misterioso que emana de la espesura de un bosque o de la oscuridad de una gruta. Profesores, artesanos, filósofos, médicos o soldados visitaban balnearios o peregrinaban a santuarios de curación en honor al dios Asclepio; conocían las siete maravillas de la Antigüedad; llegaban a los lugares en los que se veneraban reliquias de héroes, dioses, semidioses o de mártires cristianos; acudían, como hizo Platón en varias ocasiones, a los juegos que se celebraban en Olimpia y otras ciudades a pesar del calor, de las moscas, de la aglomeración y de la suciedad. Los más pudientes disponían de villas ricamente edificadas, viajaban hasta Grecia o desembarcaban en Egipto para admirar sus pirámides, la belleza y cultura de Alejandría («la perla de todas las ciudades»), el Coloso de Memnón o disfrutar de los placeres que ofrecía Canopo.
Este lúcido ensayo del profesor Lillo, enriquecido con mapas, imágenes y con una amplia gama de descripciones y de datos históricos, culturales y mitológicos, se nos presenta como algo más que una entretenida guía de viaje por el antiguo imperio romano para que los lectores de hoy no solo descubramos los destinos lúdico-culturales más habituales de hace dos mil años, sino para que reconozcamos en las ruinas presentes el esplendor de antaño y para que nos identifiquemos con aquellos de cuya cultura somos herederos y que, gracias a este libro, sentimos más cercanos. Disfruten de su lectura.