scorecardresearch

Asaja denuncia una situación "crítica"

Antonio Díaz
-

José María Fresneda, apuntó que "estamos instalados en un modelo de agricultura que sufre una presión tremenda por parte de un Gobierno nacional y regional que atenta contra el sistema productivo"

Un momento de la rueda de prensa en Asaja.

El secretario general de Asaja Castilla-La Mancha, José María Fresneda, junto al vicepresidente regional y presidente de Asaja Albacete, Jorge Navarro, acompañdos por el secretario general de Albacete, Juan Miguel Cebrián, y el vicepresidente de Asaja, Francisco Pérez, explicaron las situación que vive el campo castellano-manchego, nacional y albacetense, que para Jorge Navarro es "crítica", tanto para agricultores, como para ganaderos y después de las manifestaciones y tractoradas que hemos llevado a cabo este año, la verdad es que el resultado es negativo, porque no se ha hecho nada de nada, y la pregunta es, no que es malo el año que estamos pasando, sino que nos preguntamos qué va a ocurrir de cara a la próxima campaña y desde Asaja seguimos trabajando y proponiendo para paliar, en lo que cabe, la problemática que tiene el agricultor y ganadero, incertidumbre y desesperanza".

José María Fresneda, apuntó que "estamos instalados en un modelo de agricultura que sufre una presión tremenda por parte de un Gobierno nacional y regional que atenta contra el sistema productivo y ampara todas las políticas proteccionistas que van contra él y eso se ve en situaciones críticas, donde al agricultor se le quiere tener intervenido y estamos llegando a unos niveles de actitudes gubernamentales que no se corresponden con los halagos que hacían en la pandemia o con los anuncios de apoyo cuando se inició la guerra en Ucrania".

Mostró un estudio Fresneda con datos sobre los costes de producción y la sequía y su incidencia, con el gasóleo con subida de un 105 por ciento de media; la electricidad de un 320 por ciento, fertilizantes un 94 por ciento o fitosanitarios un 233 por ciento, con una media de subida en la región del 164 por ciento y "esto se puede demostrar", destacó y "ante esto nadie ha reaccionado y la subida de precios de los productos agrícolas y ganaderos no absorbe esta tremenda subida de costes de producción, resaltó. 

No olvidó detallar las pérdidas por la sequía, en cereal de invierno, olivar o viñedo, entre otros productos, y subrayó que "estamos solos, ni una sola ayuda y ciframos unas pérdidas totales de cerca de 1.000 millones de euros, en olivar de 260 millones, viñedo 140 millones, almendra 75 millones y cereal, 175 millones, por lo que se prevé una reducción de cereal de invierno del 30 por ciento, con una cosecha muy mala o en olivar, del 50 o 60 por ciento. Asimimso, en viñedo, se adelanta la vendimia, que se prevé corta, en un 15 por ciento". Hay, confirmó, existencias de vino en España que se acercan a los 34 millones de hectolitros, dos millones menos que el año anterior, en Castilla-La Mancha, 9,5 millones de hectolitros, tres millones menos que el año anterior, y las estimaciones de cosecha nacional serán de unos 36 millones de hectolitros, cuatro millones menos que el anterior, y en Castilla-La Mancha serán de 19 millones de hectolitros, tres menos que el año anterior y la situación es de "subida de precios, menores existencias y producción, con vinos blancos superando los 3,5 euros hectolitro con paíese competidores que ya están en España comprando vinos, con precios superiores al año pasado".

 

Resumió una situación muy difícil por los elevados costes y la sequía, que hacen que no sea rentable producir y sectores como la ganadería, cereales y viñedo, "están muy tocados y no hay ni una solución desde la Administración, porque sembrar los barbechos es una improvisación".

Igualmente Fresdena habló sobre los problemas derivados por los conejos y la fauna mayor y "solo nos queda la vía judiciasl para reclamar todas los daños y perjuicios que causa esta plaga, ante la falta de toma de decisiones reales". 

Termino la valoración Jorgue Navarro, que habló de "las malas cosechas que hemos tenido, los malos rendimientos y en cuanto  a los costes, estamos haciendo las campañas más altas de la historia de agricultura y ganadería, pero hay también un problema muy importante en la provincia, la electricidad, porque están saliendo unos costes en regadías que no hay ningún cultivo que page el gasto de electricidad".