scorecardresearch
Óscar Dejuán

Óscar Dejuán


Amor arriesgado

27/12/2021

«En el principio existía el Verbo». Así empieza el Evangelio de San Juan que se repite todos los años por Navidad. «El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre (…) La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió (…) Vino a su casa, y los suyos no le recibieron. Pero a cuantos le recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios».
Estas palabras no dejan de estremecerme año tras año. ¿Cómo es posible que el hombre prefiera malvivir en las tinieblas, andar a tientas pisándose unos a otros y tropezando mil veces con la misma piedra (el egoísmo)? 
La única explicación que encuentro es el amor desinteresado y arriesgado de Dios. Nos da lo mejor que tiene (Cristo) pero respeta nuestra libertad de cerrar la puerta y ventanas de nuestra casa. Pero, reparemos en la conclusión de San Juan, «A quienes le recibieron, les dio el poder de ser hijos de Dios». De vivir en la paz de los hijos de Dios. De verlo todo a la luz de Cristo para encontrar el sentido profundo a la vida y la muerte. De tener la fuerza de voluntad que necesitamos para superar nuestra condición egoísta.  
2022 años después podemos preguntarnos: ¿Ha fracasado Dios? ¿Sirvió para algo la venida de Cristo? La mejor respuesta la ofrecen la vida y obras de los santos repartidos a lo largo de estos 20 siglos. También podemos responder a título personal. ¿Qué pasa cuando camino mirándome al ombligo y cuando trato de seguir los pasos de Jesús? 
Si alguien tiene dudas, pregunte a las personas que le rodean, empezando por su cónyuge e hijos. Si alguien decide arrimar el hombro para mejorar la convivencia familiar, el riesgo que afrontó Dios al encarnarse habrá valido la pena.

ARCHIVADO EN: Navidad