scorecardresearch
Editorial

La variante Nu del Covid-19 pone en alerta a todo el planeta

-

Es hora de mantener la calma y actuar fríamente, porque el futuro de miles de personas y negocios vuelve a estar en tela de juicio

La aparición de la nueva variante, denominada Nu, del Covid-19 volvió a poner en jaque a todo el mundo y las noticias de restricciones comienzan a surgir en multitud de países. De momento, ayer, la Unión Europea anunció que suspendía toda clase de vuelos a los países del sur de África, concretamente a Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Eswatin, donde la nueva variante ya está presente. Ayer por la tarde, Bélgica confirmaba el primer caso positivo por Nu, el de una mujer joven que viajó a Egipto, a través de Turquía. De momento, es el único caso conocido en el continente europeo.

Los efectos de la aparición de la nueva variante no se hicieron esperar. Las bolsas se desplomaron, lideradas por el índice selectivo español, el Ibex35, que se dejó en la sesión del viernes un 4,96% (la mayor caída desde el 11 de junio de 2020), arrastrado por el aumento de contagios y la variante Nu. Los mercados se vieron arrastrados ante una nueva versión de coronavirus, cuyo recorrido es impredecible y más resistente a las vacunas existentes en la actualidad en el mercado. El temor a nuevas restricciones y la ralentización de las economías nacionales hicieron que se viviera un Black Friday en todos los sentidos. Los sectores relacionados con el turismo fueron los más afectados por la crisis bursátil, amenazados por el riesgo de limitaciones a la movilidad internacional.

En España, los contagios siguen al alza, pero de forma contenida. La situación en los hospitales no tiene nada que ver con los colapsos y y los momentos críticos que se vivieron en las primeras olas de la pandemia, por lo que las autoridades deben mantener la calma y analizar con frialdad los acontecimientos antes de tomar decisiones drásticas y perjudiciales con sectores económicos, como la hostelería, que arrastran pérdidas acumuladas que ponen en jaque su viabilidad futura.

Es hora de mantener la calma y actuar fríamente, porque el futuro de miles de personas y negocios vuelve a estar en tela de juicio y las consecuencias de decisiones equivocadas pueden traer consecuencias nefastas para la economía. Países de nuestro entorno, como Portugal, ya tomaron las primeras medidas preventivas, pero hay que tener en cuenta datos tan importantes como la incidencia, muy superior a la española, y las hospitalizaciones y la saturación del sistema sanitario. De momento, en España los niveles de hospitalizaciones se encuentran en parámetros razonables, por lo que mucho tiene que cambiar para empezar a plantearse las medidas drásticas que nadie quiere tomar.

Ahora es tiempo de prudencia como principal medida de prevención para evitar restricciones más importantes.