scorecardresearch

La actividad en Primaria creció un 28% en 2021 por el Covid

T.R
-

as medidas adoptadas por la GAI de Albacete, en coordinación con el Sescam, para hacer frente a la presión asistencial de la sexta ola no frenan el «colapso»

Dos enfermeras realizan pruebas diagnósticas a pacientes a las puertas del centro de salud Zona 5A. - Foto: Arturo Pérez

La sexta ola de contagios por la pandemia del coronavirus, que se ha recrudecido notablemente en las últimas semanas por la rápida transmisión del virus que ha traído la variante ómicron, está llevando al primer nivel asistencial al borde del colapso. Los servicios sanitarios que presta la Atención Primaria se han visto en primera línea de batalla golpeados por la avalancha de pacientes que no dejan de llegar por síntomas compatibles de Covid-19, unido al resto de procesos infecciosos y patologías crónicas que requieren de la atención y supervisión de los médicos y profesionales de Enfermería de Familia. Una saturación que desde primeras horas de la mañana se traduce en importantes colas de personas a las puertas de los centros de salud y consultorios locales para la realización de PCR, y durante todo el día de test de antígenos, así como en profesionales desbordados y agotados tras largas jornadas de trabajo que en ocasiones duplican a las de un día normal. Situación que además se agrava todavía más con el aumento de casos positivos de coronavirus que requieren de la gestión de las correspondientes bajas laborales para cumplir las cuarentenas obligatorias.

Con este panorama no es de extrañar que la actividad en Atención Primaria en la GAI de Albacete durante 2021 se incrementase, especialmente durante la tercera, quinta y sexta ola en lo que a esta área de salud se refiere, con un aumento de consultas al cierre del pasado año del 27,8% respecto a 2020, ya que se han contabilizado 4.291.431 atenciones sanitarias a pacientes en los ambulatorios frente a las 3.357.794 de un año antes.

Si bien el volumen de pacientes atendidos por los médicos de Familia y pediatras ha crecido, en el primer caso un 5,5% más de consultas atendidas en 2021 (1.656.376, de ellas 11.914 a domicilio) respecto a 2020, y en el segundo un 13,4% de incremento, la situación de sobrecarga laboral se ha acrecentado para estos sanitarios desde la llegada de la variante ómicron y ante la difícil coyuntura de encontrar profesionales de estas dos especialidades para reforzar el exceso de actividad y cubrir sustituciones. Sin embargo, han sido las enfermeras y enfermeros los que mayor aumento de actividad han tenido durante el pasado año, con un aumento del 57,5% de consultas (1.907.082, 55.082 a domicilio) respecto a 2020, según los datos oficiales facilitados por la dirección Gerencia de Atención Integrada de Albacete, algo lógico si tenemos en cuenta que a los cuidados habituales y actuaciones propias que tienen encomendadas estos profesionales se ha unido todo el proceso de vacunación frente al Covid-19 que se inició a finales de 2020, además de la realización de pruebas diagnósticas de Covid.

Los médicos y enfermeros consultados por este diario son claros al afirmar que este tsunami de contagios por ómicron en pleno período navideño con profesionales de vacaciones o días de libranza ha provocado el «colapso» de la Atención Primaria. Tanto es así que un gran número de médicos de Familia ha visto cómo en las últimas semanas su actividad se ha duplicado. «Hemos pasado de atender a una medida diaria por médico de 45 a 50 pacientes a sobrepasar los 100, con días de hasta 110», indicó el coordinador médico del centro de salud Zona 5, el doctor Pedro Tárraga, que aclaró que «la mayor parte de las consultas vistas las sigue ocupando la sintomatología por Covid».

Para poder hacer frente a este aumento de la presión asistencial en Atención Primaria, desde la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, en coordinación con el Sescam, se han puesto en marcha una serie de medidas: se ha reforzado con administrativos los centros de salud y puntos de Atención Continuada (PAC), además de aumentar la plantilla con más administrativos del punto de recepción de llamadas centralizado que existe en Toledo; también se han reforzado los ambulatorios y PACcon 10 enfermeras de vigilancia epidemiológica más, 15 enfermeras para los equipos de Atención Primaria y PEAC y ocho técnicos de cuidados auxiliares de Enfermería, profesionales todos ellos que trabajan en equipo para atender las necesidades de los pacientes derivadas de la pandemia de Covid y del resto de patologías que de manera habitual requieren atención de este nivel asistencial.

Otra medida necesaria y que empezará a funcionar la semana próxima para eliminar burocracia a los profesionales de los centros de salud es que se ha habilitado un circuito alternativo para que los pacientes con Covid que precisan baja laboral puedan gestionarla desde el Servicio de Inspección sin necesidad de pasar por su médico de Familia.

(Más información en edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))