scorecardresearch

«'Ingravidez', de apenas tres páginas, tiene mucha fuerza»

A.D.
-

Miguel Ángel Molina es el flamante ganador del certamen de relatos #CreaCIC 2021 de la Universidad de Castilla-La Mancha.

Miguel Ángel Molina, escritor. - Foto: Arturo Pérez

Miguel Ángel Molina es el flamante ganador del certamen de relatos #CreaCIC 2021 de la Universidad de Castilla-La Mancha. El autor de El llanto de la vieja Hilda, que también consiguió recientemente otro primer premio con Pasos duplicados, comentó a La Tribuna de  Albacete las singularidades de Ingravidez.

¿Un certamen convocado que es multidisciplinar?

Así es, gane en un concurso que convoca la Universidad de Castilla-La Mancha, multidisciplinar, participé en la categoría de relato y de dieron el premio del jurado. 

¿Qué nos puede adelantar del relato, Ingravidez?

El relato realmente describe una situación en la piscina y el título, Ingravidez, está relacionado con la situación personal que tiene el protagonista, de la sensación que se siente en el agua, una sensación parecida, digo yo, a la ingravidez. También está basado en una situación y una persona real, pero todo mezclado con mi experiencia de asistir a la piscina para rehabilitación, por mi problema de espalda. Hice una mezcla, digamos,  para hablar de esa persona en concreto con la que coincidí, con la que me vi en parte reflejado. Vehículos, finalmente, para contar una historia, una situación que puede experimentar mucha gente también.  

¿Se publicará el relato?

El premio lleva aparejada una dotación económica y luego, lo publica la Universidad a través de la página que tiene  con el Vicerrectorado de Cultura en donde se recogen todos los premios. Además, me han pedido un archivo con el relato leído para que también esté tipo audiolibro.  

¿Por qué decidió participar en este certamen?

Me presento a muchos, pero como he sido funcionario de la Universidad más de 20 años, ahora jubilado, pues es un certamen muy querido. Tenían otro anterior exclusivamente literario, que también gané, que desapareció y ahora se vuelve a recuperar, con muchas disciplinas. Es una forma de seguir enganchado, de alguna manera, a la Universidad de Castilla-La Mancha.

¿Se trata de uno de sus últimos relatos?

Igual tiene un par de años. Está escrito en esa etapa en la que estaba haciendo rehabilitación, también formaba parte de algo mayor, pero creí que esta forma quedaba mejor. Ingravidez, de apenas tres páginas, tiene mucha fuerza.

También consiguió otro premio muy reciente.

Sí, el mes pasado gané un concurso de la Asociación Cultural Escritores en su Tinta,  formada en Elche, Alicante, que promueve a autores y organizan sus propias ferias de libros y certámenes. En su  concurso, al que concurrieron más de 200 relatos, me presenté con Pasos duplicados y tuve la suerte de ganar.

Dos premios en poco más de un mes...

Estoy muy contento desde luego, dos premios en poco más de un mes no es algo frecuente y anima a seguir con la escritura.  

Reeditó El llanto de la vieja Hilda, pero no pudo presentarlo, ¿qué tal funcionó?

Cuando lo saqué, aunque como sabes El llanto de la vieja Hilda y otros relatos, era una reedición, pero no solamente eso, era imposible hacer presentaciones, estaba todo muy parado por el tema de la pandemia. Lo cierto es que la primera tirada, que era más bien corta, se agotó y una segunda está a punto, quedan muy pocos ejemplares. Entonces, veremos si hay tercera edición o un nuevo libro para el año que viene.  

Entonces, sí hay planes para un nuevo libro, que será también de relatos.

En ello estamos, recopilando relatos y veremos si está la cosa más despejada para sacarlo, es la idea. En el libro irían estos dos premiados y  todos los relatos tendrán un elemento común, la familia y  podría llamarse Retratos de familia.