scorecardresearch

Ossa de Montiel acoge el Campamento de la Juventud Sorda

Redacción
-

La consejera de Bienestar Social, Barbara García Torijano, el vicepresidente de la Diputación, Francisco Valera, y el alcalde osseño, Alejandro Chillerón, dieron la bienvenida a los cerca de 100 participantes

Ossa de Montiel acoge el Campamento de la Juventud Sorda - Foto: JCCM

El Gobierno de Castilla-La Mancha se convierte, hasta el próximo 9 de agosto, en anfitrión de cerca de un centenar de jóvenes de la comunidad sorda llegados de varias comunidades autónomas para participar en el XI Campamento Estatal de la Juventud Sorda, que se celebra estos días en las Lagunas de Ruidera. 

Según indica una nota de prensa, este ha sido el emplazamiento elegido por los organizadores; la Confederación Estatal de Personas Sordas, la Federación regional FESORMANCHA y su Comisión de Juventud, JOVESORMANCHA, para retomar esta actividad tras dos años de pandemia que han impedido su celebración hasta ahora.

Así lo ha recalcado la consejera de Bienestar Social, Bárbara García Torijano, quien ha inaugurado este campamento junto al alcalde de Ossa de Montiel, Alejandro Chillerón; la directora general de Humanización y Atención Sociosanitaria, Maite Marín; o el vicepresidente de la Diputación de Albacete, Francisco Valera, entre otras autoridades. También asistieron el presidente de la Confederación Estatal de Personas Sordas CSNE, Roberto Suárez Martín; el presidente de la Federación de Personas Sordas de Castilla-La Mancha, Ignacio Carrasco de la Torre; la presidenta de la Comisión Juventud Sorda de la Confederación Estatal de Personas Sordas CJS-CSNE, Berta Viñas; y Soledad Zapardiel, miembro de Jovesormancha y directora del campamento.    

La titular de Bienestar Social ha deseado a los jóvenes participantes, todos con discapacidad auditiva y algunos sordociegos, que disfruten de la experiencia y gocen de su juventud "como personas libres que sois y como miembros de esta sociedad que estamos construyendo entre todos y en la que avanzamos desde el Gobierno de Castilla-La Mancha para liberarla de barreras, liberarla de prejuicios y hacerla plenamente inclusiva".

 El lema bajo el que discurre este año este campamento es 'La juventud sorda con la identidad sorda reconstruida'. García Torijano ha invitado a los y las participantes a emplear toda la fuerza y el empuje de su juventud para contribuir a hacer una sociedad donde la comunicación sea accesible para todas y todos, "para fortalecer a las personas sordas, para ser protagonistas de vuestra historia personal y colectiva y para ser conscientes de los cambios que generáis a vuestro alrededor. Para conseguir justicia social", ha aseverado.

En este sentido, ha recordado que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, se viene trabajando con FESORMANCHA desde hace 20 años con el programa de 'Atención integral a personas sordas: Servicio de Mediación Social y Servicio de interpretación de lengua de signos', con  el que el Ejecutivo del presidente García-Page ha conseguido garantizar una atención integral a las aproximadamente 15.000 personas con discapacidad auditiva que, se estima, hay en la región, y "al que este 2022 dedicamos una financiación que supera los 300.000 euros", lo que supone un seis por ciento más que en 2021.

Es una "importante inversión" para un "importantísimo programa" que trabaja en dos áreas fundamentalmente: por un lado, la mediación social, que permite mejorar la comunicación de las personas sordas y ocupa a cuatro mediadores sociales; y la interpretación en lengua de signos, con la que se facilita un intérprete para cualquier persona sorda que lo solicite y ocupa a ocho técnicos especialistas en lengua de signos.

 Como parte de estas acciones en beneficio de la comunidad sordo-signante, Bárbara García ha destacado la puesta en marcha el pasado año del servicio de Video-interpretación en lengua de signos en las delegaciones de Bienestar Social y Centros Base de Valoración y Atención de toda la Comunidad Autónoma, para facilitar la participación e interactuación de las personas sordas de Castilla-La Mancha con la Administración.

 Por último, la consejera ha reconocido y valorado el papel de los organizadores y de los once monitores y monitoras, también sordos, que van a desarrollar las actividades de ocio, cultura, tiempo libre y confraternización que van a tener lugar en el marco de este campamento y ha trasladado a los presentes, en nombre del presidente García-Page, el mensaje de que las políticas sociales que pone en marcha el Gobierno son "transversales" para hacer de Castilla-La Mancha una comunidad inclusiva para todos los ciudadanos y las ciudadanas que la integran.

Por su parte, el vicepresidente de la Diputación ha destacado durante su intervención la importancia de la empatía "para dar una respuesta rápida, eficaz y universal" a las diferentes realidades que viven muchas personas en nuestro territorio, poniendo en valor "la valentía" de quienes este verano participan en una iniciativa con la que se rompen barreras y animándoles a disfrutar de ella.

Aprovechando la presencia de responsables de varias asociaciones, el vicepresidente provincial también ha querido subrayar la importancia del tercer sector y ha reivindicado el papel de los colectivos sociosanitarios en este territorio, remarcando que "son claves", al tiempo que ha asegurado que las instituciones públicas y estas entidades "conforman un matrimonio perfecto, en el que no cabe el divorcio y donde es necesario el entendimiento pleno".

Desde el convencimiento de que la suma de esfuerzos y voluntades genera un efecto multiplicador, Valera ha comprometido el apoyo de la Diputación a FESORMANCHA para continuar trabajando juntos "desde la coordinación y la colaboración" para llegar al mayor número de personas posibles con el firme objetivo de mejorar sus vidas, fomentar su autonomía y su participación e integración social y laboral.

Igualmente, y en línea con el trabajo que viene realizando la institución que preside Santi Cabañero para avanzar en igualdad de oportunidades, Valera también ha comentado la importancia de mirar con especial sensibilidad al mundo rural, a la población más mayor y a las mujeres, así como a quienes cuentan con menos recursos o sufren patologías o discapacidades añadidas.