Un estudio genealógico hasta el Cardenal Cisneros

Ana Martínez
-

La pintora y escritora Salomé Molina López se ha remontado hasta el siglo XVII con los matrimonios de los Ximenez Cisneros en La Roda y Peñas de San Pedro

Un estudio genealógico hasta el Cardenal Cisneros

El estudio de la genealogía, la búsqueda de antepasados, resulta de mucho interés para conocer de dónde venimos y quiénes somos. Dicen que la curiosidad es una de las mejores herramientas del conocimiento y el saber. Y eso es lo que sintió la pintora y escritora albacetense Salomé Molina López con el árbol genealógico familiar, que ha llevado a la familia Molina López hasta los orígenes del Cardenal Cisneros.
Todo ocurrió tras abrir uno de los libros que consultó en el Obispado de Albacete. «Lo que descubrí se convirtió en un reto que ha durado 10 años, me propuse obtener muchos más datos y llegar más lejos en el tiempo», explica la autora del árbol genealógico . Y así, lo que empezó con los nombres y apellidos de sus abuelos, se convirtió en un viaje al pasado en el que Salomé Molina ha recuperado la historia de su linaje para traerla al presente y convertirla en una futura publicación.
La investigación en bibliotecas y archivos históricos condujo a Salomé Molina hasta Francisco Jiménez de Cisneros. Tal y como conserva la historia, el Cardenal Cisneros (1436-1517), llamado Francisco Jiménez de Cisneros, se le conoció popularmente como el tercer Rey por la influencia que ejerció sobre los Reyes Católicos, Isabel y Fernando. Se formó en Salamanca y Roma, llegó a ser arzobispo de Toledo y se encargó de reformar la Orden Franciscana a la que perteneció. Fue nombrado cardenal e inquisidor mayor, participó en la toma de Orán y llegó a ser regente de España en dos ocasiones. Considerado un firme defensor del humanismo, impulsó la creación de la Universidad de Alcalá de Henares en 1499, que se convirtió en uno de los centros de saber más importantes de la Europa del momento, imbuido de ese concepto de renovación.
El estudio de Salomé Molina empieza con la reproducción de la justificación del árbol jurídico del cardenal Francisco Jiménez de Cisneros, certificado por Alfonso Guerra y Villegas, cronista y rey de armas de Felipe V, que se encuentra en la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid. En él, se nombra en el septuagésimo tratado a Sebastián Ximenez de Cisneros y a su hijo Juan Ximenez de Cisneros. Este último contrajo matrimonio en las Peñas de San Pedro, un acontecimiento que llamó la atención de la autora de este estudio sobre la estirpe de los Molina López.
Una certificación que se encuentra sellada con el Sello de las Armas de la Villa de Madrid el 16 de marzo de 1716 y a la que ha dado continuidad Salomé Molina a partir del 9 de noviembre de 1648 en Peñas de San Pedro, con la partida de matrimonio de Juan Ximenez de Cisneros Cuenca, hijo de Sebastián Ximenez de Cisneros, que se casó en La Roda con María de la Casa Contreras. De este matrimonio nació el ya citado Juan Ximenez, que se casó con Ana García Catalán en las Peñas de San Pedro, y de cuya unión nacieron Juan Ximenez de Cisneros, Pedro Molina de Cisneros, Sebastián Ximenez de Cisneros, María de la Casa y Cisneros y Agustina Ximenez de Cisneros, que enviudó de su primo hermano Pedro Ximenez de Cisneros.
La segunda parte  de este árbol genealógico es la investigación en sí, que comienza en 1614 con el matrimonio de Sebastián y María y sus descendientes y recoge partidas de nacimiento, matrimonios, testamentos y todo aquello que hace referencia al apellido Ximenez de Cisneros en Albacete hasta  el siglo XX, pues la autora ha obviado las partidas de nacimiento del siglo XXI.

(Más información en edición impresa)