scorecardresearch

Los talibanes piden a EEUU y la UE poner fin a las sanciones

Europa Press
-

El nuevo gobierno de Afganistán pide que se permita que los bancos operen con normalidad para que las organizaciones humanitarias y del Ejecutivo "puedan pagar los salarios a su personal con sus propias reservas"

Los talibanes piden a EEUU y la UE poner fin a las sanciones - Foto: TWITTER @QAHARBALKHI (MINISTERIO

Los talibanes se han reunido este martes en Doha con delegaciones de Estados Unidos, la Unión Europea y otros países occidentales, y les han pedido llevar a cabo una cooperación "constructiva" con el fin de las sanciones, ya que la "inestabilidad" del país "no interesa a nadie".

Las delegaciones han mantenido un encuentro con el ministro de Exteriores del Gobierno de los talibanes en el país centroasiático, Amir Jan Muttaqi, quien ha aseverado que el "debilitamiento" del actual Ejecutivo afgano "no beneficia a nadie" porque sus "efectos negativos afectarán directamente al mundo en materia de seguridad y migración", según recoge un comunicado difundido por el portavoz de los talibanes, Zabihulá Mujahid.

Muttaqi ha aseverado que el Gobierno tiene la "prioridad" de pagar los sueldos de meses anteriores a medio millón de funcionarios afganos y retomar nuevos proyectos económicos, por lo que ha reclamado asistencia financiera internacional y que se ponga fin a las sanciones existentes.

En concreto, ha demandado que se permita que los bancos puedan operar con normalidad para poder afrontar el pago del personal con sus propias reservas. 

Por su parte, el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Ned Price, ha indicado en una rueda de prensa de que en la cita de este martes se han abordado cuestiones como el "paso seguro, la importancia del contra terrorismo y el imperativo de respetar los Derechos Humanos".

Price ha precisado que el encuentro de este martes con los talibanes junto a la UE y otros países --Alemania, Francia, Noruega, Italia, el Reino Unido, Países Bajos, Suecia, Canadá, Suiza y España-- ha sido organizado por el Gobierno de Qatar y se han tratado temas similares a los discutidos en reuniones de Washington con líderes de la milicia el fin de semana.

Respecto a aquellas conversaciones, ha reiterado que fueron "sinceras, profesionales, comerciales y en gran medida positivas" y que Estados Unidos aprovechó para dejar "claro" a los talibanes que "serán juzgados no solo por sus palabras, sino únicamente por sus acciones", una cuestión por la que por el momento no se responderá a las peticiones de los talibanes sobre la descongelación de las reservas del Banco Central afgano.

En los distintos encuentros, Washington se enfocó también en la "amenaza compartida" de grupos terroristas como Estado Islámico de Provincia de Jorasán (ISKP), ha explicado.

Respecto al apoyo al pueblo afgano, ha apuntado a "cierto consenso" entre las partes respecto a la ayuda humanitaria" y ha destacado que para la lucha contra la COVID-19, Estados Unidos enviará a Afganistán 3,3 millones de dosis.

Por su lado, la Unión Europea ha insistido en que los insurgentes faciliten las evacuaciones de personas que quieran salir de Afganistán y permitan la llegada de ayuda humanitaria, ante la hambruna que amenaza a amplias capas de la sociedad.

Según informa la portavoz de Exteriores de la UE, Nabila Massrali, la reunión con el gobierno interino afgano sirvió para mandar un mensaje de compromiso con el pueblo afgano ante la crisis que asola el país.

De voz del representante especial de la UE para Afganistán, Tomas Niklasson, el bloque europeo puso sobre la mesa que los talibanes deben asegurar la libertad de movimiento, que será clave para facilitar las evacuaciones, y permitir el acceso humanitario y los envíos de ayuda internacional.

Además insistió en que Afganistán combata el terrorismo y no se convierta en una base para las organizaciones yihadistas internacionales y componga un Ejecutivo inclusivo y representativo.

 

Reasentamiento   

Por otro lado, Price ha avanzado que el embajador John Bass será reemplazado por la embajadora Elizabeth Jones como responsable de los esfuerzos de reubicación en Afganistán. Jones se centrará ahora en la "cuestión compleja" de facilitar la reubicación y reasentamiento en Estado Unidos de las personas afganas con las que se tiene "un compromiso".

Al respecto, el portavoz ha añadido que desde la retirada del personal del país centroasiático el pasado 31 de agosto, un "par de miles" de afganos han salido con el "apoyo" de Washington.

La "salida segura" de estos y ciudadanos estadounidenses ha sido una de las principales cuestiones tratadas con los talibanes en las recientes reuniones, ya que se trata de unos principales requisitos demandados por el país norteamericano.

"El imperativo de un paso seguro es una de esas métricas clave para juzgar nuestro enfoque de cualquier futuro gobierno de Afganistán en el futuro", ha apostillado Price, quien ha señalado a que hay área de conducta de los talibanes que "son lamentablemente deficientes".