Meteorología accesible

V.M.
-

María García Landete, analista predictor en la Oficina Meteorológica de la Base Aérea de Albacete desde el año 2004, es la autora de una obra divulgativa muy enfocada al público infantil y juvenil

María García Landete, analista predictor en la Oficina Meteorológica de la Base Aérea de Albacete. - Foto: José Miguel Esparcia

La Agencia Estatal de Meteorología publica el cuento Desde el futuro en el Observatorio Meteorológico de Albacete, días de precipitaciones intensas pasadas y presentes, dentro del marco del Programa Medina,  proyecto de divulgación de Aemet. Su autora, María García Landete, narra la historia del Observatorio Meteorológico de Albacete a través de un ameno diálogo entre los instrumentos que forman parte de él, una historia que transcurre en el futuro y va haciendo un recorrido retrospectivo a través del tiempo. El libro puede ya descargarse en formato digital desde la página web de Aemet, pero también estará disponible en papel a principios del próximo mes de octubre y podrá comprarse por cuatro euros.
Licenciada en Físicas y funcionaria de Aemet, María García, que trabaja como analista y realiza las predicciones en la Oficina Meteorológica de la Base Aérea de Albacete desde el año 2004, aseguraba a La Tribuna de Albacete que «es una obra dirigida a todo aquel que le guste la meteorología, aunque esté más bien enfocada a un público infantil y juvenil».
Landete reconoce que para hacer realidad este proyecto divulgativo fue alentada por la delegada territorial de Aemet en Castilla-La Mancha,  Paloma Castro, y en el mismo se vale de un lenguaje y terminología bastante cercanos.
Advierte que «está estructurado en dos partes: primero una introducción hablando de la historia de los observatorios en España, de hecho desde hace unos años tenemos un programa con el Ayuntamiento que se llama Dedicar un tiempo al tiempo en Albacete, que incluye visitas de los escolares; y la segunda es el cuento propiamente dicho». 
«En ese sentido, como madre de adolescentes -continúa-, se me ocurrió que sería interesante ubicar los personajes de forma totalmente ficticia en base a dos tipos de instrumentos, uno de ellos referido a los ordenadores y todo el avance digital, que ha supuesto una revolución para el mundo de la meteorología, y otro en la época de sistemas analógicos, para que la generación actual aprenda que antes de la era digital había otros instrumentos que realizaban perfectamente su labor».
(Más información en la edición impresa).