Los disturbios se recrudecen en Barcelona

Agencias
-

La violencia callejera sube en intensidad y los radicales lanzan bolas de acero y adoquines contra los cordones policiales. Los Mossos usan el cañón de agua para abrirse paso en una noche que se salda con 182 heridos y 54 detenidos en toda Cataluña

GALERÍA

Graves disturbios en el centro de Barcelona tras las marchas masivas

Barcelona ha vivido la cuarta noche consecutiva de graves altercados que, lejos de disminuir, se han recrudecido, con numerosas barricadas y destrozos y un balance de al menos 52 heridos en los enfrentamientos de manifestantes con los Mossos, que por primera vez han empleado la tanqueta de agua.
La violencia, que no cesa, ha empañado las Marchas por la libertad que este viernes, coincidiendo con la jornada de huelga general, han confluido en la capital catalana en una masiva manifestación en Paseo de Gràcia, de carácter festivo y pacífico, que ha comenzado sobre las 17,00 horas.
A esa misma hora, mucho más temprano que días anteriores, han comenzado ya las primeras expresiones de violencia, ajenas a la masiva manifestación, en Via Laietana, cerca de la Jefatura de la Policía Nacional.
Los Mossos usan el cañón de agua para abrirse pasoLos Mossos usan el cañón de agua para abrirse paso - Foto: Jesús DigesAllí se han producido los primeros choques entre la policía y los concentrados, que han comenzado a montar barricadas con fuegos y han lanzado a la policía pirotecnia, piedras, botellas de vidrio y otros objetos contundentes.
La policía ha respondido con cargas, hasta que los violentos -varios centenares- se han replegado en la plaza Urquinaona. Allí han levantado nuevas barricadas con fuego y la Policía Nacional ha respondido arrojando botes de humo, gases lacrimógenos y disparando pelotas de goma contra los manifestantes.

 

Uso del cañón de agua

La alta intensidad de los disturbios ha obligado a desplegar por primera vez la tanqueta de agua de los Mossos d'Esquadra, con la que han accedido por Via Laietana para abrir paso a los vehículos policiales entre las barricadas que ocupaban la calzada.
Tras el paso de la tanqueta, que no ha lanzado chorros de agua contra los manifestantes, éstos se han dispersado y han montado nuevas barricadas en diversos puntos de la ciudad, como Plaza Urquinaona, Ronda Sant Pere, Arco de Triunfo, Paseo Lluís Companys o Gran Via.
Ante las diversas barricadas con fuego que amenazaban con extenderse a árboles, algunos vecinos han salido de sus casas para tratar de reducirlos con bidones de agua, mangueras y extintores.
En la Ronda Sant Pere, los alborotadores también han causado desperfectos en una sucursal bancaria, mientras que en plaza Cataluña los manifestantes han arrancado alcantarillas y las han tirado contra los ventanales de El Corte Inglés.
Pasada la medianoche, tras más de siete horas de enfrentamientos, los disturbios han bajado de intensidad, aunque aún pueden verse barricadas y destrozos en algunas calles del centro. Los radicales independentistas que se han enfrentado con la policía han dejado la plaza de Urquinaona y la Via Laietana llena de adoquines que, previamente, habían arrancado de las aceras y lanzado contra los agentes.
 

182 heridos y 54 detenidos

Un total de 182 personas han resultado heridas este viernes en Cataluña en los enfrentamientos con la policía protagonizados por grupos violentos, la mayoría de ellos en Barcelona, con un total de 152 heridos, según los facilitados por el Sistema de Emergencias Médicas (SEM).
En Girona los incidentes han comenzado después de que dos furgonetas de la Policía Nacional aparecieran donde se celebraba la multitudinaria manifestación contra la sentencia del procés.
A última hora del día, centenares de manifestantes se han reunido en una zona conocida como La Copa, una explanada que se encuentra en la entrada de Girona, donde se han sucedido los enfrentamientos y los Mossos d'Esquadra han efectuado varias cargas.
En Lleida, al acabar el día los enfrentamientos y la violencia también han hecho su aparición en la plaza de la Paeria y sus alrededores, donde se han repetido las escenas de quema de barricadas.
En Tarragona, tras la manifestación multitudinaria y festiva contra la sentencia del procés, unas 500 personas se han dirigido a la Subdelegación Gobierno y ha comenzado el lanzamiento de objetos y pirotecnia y las consiguientes cargas. 
Al menos 54 personas han sido detenidas con motivo de estos disturbios en toda Cataluña.

 

Detenidos dos ultras por apalear a un independentista

Los Mossos d'Esquadra han detenido a dos de los ultraderechistas que anoche apalearon a un manifestante independentista en una protesta en Barcelona por la condena a los líderes del procés.
Según han informado fuentes policiales, la policía catalana ha detenido ya a dos de los 10 jóvenes de extrema derecha que atacaron al manifestante, quien resultó herido en la cara tras recibir puñetazos, patadas y golpes con varios objetos contundentes, y sigue investigando para localizar al resto de agresores.
El ataque, ocurrido en la confluencia de las calles Balmes y Roselló de Barcelona, fue perpetrado por un grupo de extrema derecha que se concentró en la plaza Artós en defensa de la unidad de España y, posteriormente, se trasladó al Eixample con la consigna de "cazar" independentistas. Los ultras golpearon con palos, puñetazos y patadas al joven independentista, hasta que unos viandantes se acercaron y apartaron a los agresores.
Posteriormente, en otro punto de la zona, un grupo de manifestantes independentistas acorraló y apaleó a uno de los ultras que se habían desplazado al Eixample a reventar la protesta contra la sentencia del procés.
Los Mossos d'Esquadra mantienen abierta una investigación para localizar y detener al resto de autores de la agresión al joven independentista y también tratan de identificar a los autores de la paliza posterior al manifestante ultra.