Se derrumba parte del muro de la calle Canónigos en Cuenca

Leo Cortijo
-

Los bomberos trabajan en el saneamiento de la zona para que no se produzcan más desprendimientos y para afianzar el enclave. Nadie resultó herido a pesar de lo aparatoso del accidente. Por el momento se desconocen las causas de la caída.

Se derrumba parte del muro de la calle Canónigos en Cuenca - Foto: Lola Pineda

Gran parte de la calle Canónigos, una de las más emblemáticas de la ciudad y que da acceso al icono por excelencia de Cuenca, las Casas Colgadas, quedó reducida a escombros tras el derrumbamiento del muro que la soportaba. El suceso tuvo lugar este miércoles, poco antes de las diez y media de la mañana y afortunadamente nadie resultó herido a pesar de lo aparatoso del accidente.

Por el momento, y según precisó Darío Dolz sobre el terreno en una comparecencia de prensa, se desconoce el motivo de la caída. De forma inmediata, los bomberos procedieron al saneamiento en los paramentos que todavía permanecían en pie para que no se produjeran más desprendimientos. «Antes de quitar todos los materiales que han rodado por la ladera, hay que estabilizar y afianzar las zonas de muro que no se han caído», argumentó el alcalde. Unas «labores complicadas» que pueden llevar varios días y en las que se analizará también si hay que acometer algún tipo de derrumbe adicional con el fin de asegurar perfectamente la zona. Al mismo tiempo, avanzó que se van a llevar a cabo «todas las labores preventivas y de estudios necesarios» para ver cómo ha afectado el desplome a los edificios singulares del entorno, como el Puente de San Pablo, las Casas Colgadas o la Catedral.

Hay que tener en cuenta que durante las últimas dos semanas se acometían en esta vía obras de recuperación y adecuación, después de haber registrado durante mucho tiempo problemas estructurales en la misma. Los trabajos se centraban en este momento en picar, con unos 40 centímetros de profundidad, la solera de hormigón que soporta la calle. De hecho, la pequeña máquina con la que se llevaba a cabo esta labor ha rodado ladera abajo. En ese preciso instante, ninguno de los cuatro operarios que maniobran en la zona se encontraban en su puesto, ya que estaban almorzando. 

Dolz, que no pudo precisar si esta obra ha tenido algo que ver en el derrumbamiento, subrayó que la propia coordinadora de seguridad de la misma había estado en torno a una hora antes visitando el enclave, «como hace todos los días», y que no había notificado «ningún problema adicional». Ahora se estudiará si esta obra se suspende o se liquida porque la que hay que hacer a partir de este momento es «totalmente distinta a la prevista inicialmente».

En este sentido, mañana hay convocada una comisión ejecutiva extraordinaria y urgente del Consorcio de la Ciudad para abordar la situación. El regidor especificó que se declarará una obra de emergencia para actuar en la zona con la mayor brevedad posible y que para la recuperación del muro no habrá ningún impedimento económico ya que en el Consorcio hay fondos suficientes.

En lo que se refiere al muro en cuestión, el primer edil destacó tras observar la zona que el relleno era de un material inestable, lo que podría ser –apuntó– «tierras de las huertas aledañas» que se utilizaron hace décadas para erigir el enclave «con los medios materiales y humanos que tenían en ese momento». La calle Canónigos ha estado abierta y cerrada al paso de peatones y vehículos durante los últimos meses, y es que «el problema no es nuevo», recalcó Dolz, ya que en el año 2017 ya se llagueó el muro. 

Todos los accesos a la zona permanecerán cerrados por tiempo indefinido, así como el Puente de San Pablo desde la confluencia con el Parador y la Plaza de Ronda desde el túnel. En esta línea, el alcalde pidió a los conquenses que aunque resulte «llamativo», no se aglomeren en las inmediaciones. Además, se establecerán itinerarios alternativos tanto para el turismo como para los vecinos de la ciudad.