«En esta crisis los alcaldes van por delante, como siempre»

E.F
-

El presidente de la Diputación, Santiago Cabañero, subraya que la institución "cierra al público, pero se mantiene activa al 100%, no para"

Santiago Cabañero - Foto: R.S.

De la misma forma que la Diputación de Albacete es el ‘ayuntamiento de los ayuntamientos’ se podría decir que su presidente, Santiago Cabañero Masip, es el ‘alcalde de los alcaldes’ que junto a los concejales son los cargos públicos más próximos al ciudadano para lo bueno y lo malo, como es la crisis sanitaria y social provocada por el Covid-19. Una circunstancia que le proporciona una perspectiva bastante, amplia por estar en contacto permanente con los 87 alcaldes de la provincia.

¿Qué le transmiten los alcaldes?

Preocupación, ellos me transmiten preocupación, pero también compromiso con sus vecinos. En esta crisis, los alcaldes y concejales de los 87 ayuntamientos de Albacete van por delante, como siempre, en bloque y sin que nadie les diga nada. Representan a la Administración más cercana al ciudadano, en lo bueno, en lo malo y lo peor y esta vez no iba a ser diferente. Les llamas para darles novedades o cualquier instrucción y te dicen que ya las estaban aplicando sin que nadie se lo dijese; mantienen operativos los servicios municipales, apoyan a las redes de voluntarios que fabrican equipos de protección, los que son agricultores sacan el tractor para desinfectar, recorren las pedanías para atender a las personas que viven aisladas, intentan consolar a quien ha perdido a alguien y no podido velarlo, porque en los pueblos eso es sagrado, o soportan con paciencia la angustia o la indignación de los ciudadanos por una situación que nos rebasa a todos porque nadie, siendo honrados, pudo imaginar que esta situación llegaría a ponerse así.

¿Y qué hace la Diputación para estar a la altura de sus alcaldes?

Lo primero, no cerrar. La Diputación cierra al público, pero se mantiene activa al 100%, no se para. El 16 de marzo, la Diputación Provincial mandó a casa a todos los empleados públicos que pueden teletrabajar pero esta casa sigue activa. Cuando no existe alternativa incluso atendemos a los ciudadanos de forma presencial, con cita previa y respetando las normas de bioseguridad. por descontado. Pero gracias a la profesionalidad de nuestra plantilla y a que esta casa es una institución pionera en España en el desarrollo de la Administración electrónica, seguimos funcionando y prestando servicio a los municipios de Albacete.

¿Cuál es la situación en la Residencia San Vicente de Paúl y la UME?

Lo más importante es que por el momento, ni en la Residencia San Vicente de Paúl ni en la UME hemos tenido casos, ni entre los residentes ni entre el personal. En el caso de la San Vicente de Paúl, se hizo una desinfección preventiva por una empresa especializada, se entregaron equipos de protección individual al personal y se instaló un moderno sistema de depuración del ambiente similar al que se usa en la áreas de quirófano. En cuanto a la UME además de una desinfección similar, hemos tenido que hacernos cargo de casos agudos que nos trasladaron desde el Perpetuo Socorro.

¿Y la red de Ayuda a Domicilio?

Se mantiene, aunque hemos tenido que establecer una serie de prioridades para mantener la atención sin dejar de respetar la seguridad y la salud de sus 3.000 beneficiarios porque la gran mayoría son personas de altísimo riesgo. La prioridad, en este caso, es mantener la atención a la personas que viven solas y que por tanto carecen de una red familiar de apoyo. Luego hemos tenido que ver situación por situación, porque en el caso de tener familia son los parientes quienes se hacen cargo. Incluso debo decir que ha habido usuarios que han renunciado a la ayuda a domicilio y han elegido quedarse con sus parientes para que los más vulnerables tengan el apoyo que tanto necesitan.

¿Sigue el reparto de comidas?

Sí, porque en este caso la seguridad es relativamente fácil de mantener. Las comidas se hacen en un entorno seguro, se entregan envasadas y además se dejan en la puerta, de forma que el contacto es nulo. Es mucho más sencillo que la Ayuda a Domicilio, donde si hay contacto con el beneficiario y, por tanto, tienes que dotar al personal de equipos de protección individual.

¿Cómo ha impactado esta crisis en otros servicios, como el Sepei o el ITAP?

En el Sepei, los propios bomberos nos pidieron que los turnos pasaran de 24 a 48 horas, para reducir a la mitad el riesgo si alguno de sus miembros contraía la enfermedad. Hay que pensar que, al final de cada turno, hay un movimiento de personal de gente que entra y sale, por lo que fueron ellos mismos los que nos solicitaron duplicar la duración de los turnos para dejar el riesgo en la mitad. En paralelo, allí donde hay un cuartel del Sepei, sus efectivos asumen la labor de desinfección de los espacios y edificios públicos, en coordinación con Geacam y todo ello sin dejar de estar de guardia para las emergencias más comunes.

En cuanto al ITAP, sus técnicos están haciendo una tarea poco visible pero muy necesaria, que es garantizar la seguridad y la higiene de nuestros alimentos. Sus servicios siguen activos, asesoran a nuestros agricultores y ganaderos que se dejan la piel para que todos nos alimentemos y sus laboratorios no dejan de hacer análisis y controles de lo que se produce en nuestras explotaciones agrícolas y ganaderas.

¿Y cuando acabe esta crisis? ¿Qué podrá hacer la Diputación para ayudar a ‘reconstruir’, como dice el presidente del Gobierno?

Prefiero centrarme en el presente, créame. Primero porque la Diputación, desde el punto de vista económico, depende de lo que le aporte el Estado, así que cuando lleguen los presupuestos de la ‘reconstrucción’ ya veremos. Segundo, porque esta institución no se va a esperar para apoyar a los particulares, empresas y municipios dentro de sus posibilidades. Este viernes, en el Pleno de Gestalba, llevaremos la propuesta de aplazar el inicio del período de pago voluntario del primer semestre de los impuestos locales, hasta el 15 de mayo, así como ampliar el final del plazo de finalización del pago voluntario en 32 días, hasta el 5 de agosto. Además, usaremos nuestras líneas de crédito para garantizar que todos y cada uno de los municipios dispongan de liquidez.