Piden que sigan todos los contratos Covid hasta final de año

T.R
-

Una plataforma de trabajadores afectados por el cese a finales de septiembre de los nombramientos que se les hicieron al principio de la pandemia ante la crisis sanitaria originada por el coronavirus denuncia en una carta al Sescam su situación

Imagen de archivo de profesionales sanitarios durante el aplauso que se hacía a las 20 horas en plena pandemia. - Foto: Rubén Serrallé

Una plataforma de trabajadores contratados cuando se declaró la emergencia sanitaria por el coronavirus, en su mayoría técnicos de cuidados auxiliares de Enfermería (TCAE), cuyos contratos estarían en vigor «mientras dure la crisis sanitaria«, se han unido para denunciar que el Sescam ya les ha comunicado que los despedirá el 30 de septiembre, motivo por el que han publicado en las redes sociales una carta dirigida a  la directora gerente del Sescam, Regina Leal, y al director general de Recursos Humanos, Íñigo Cortázar, donde piden que reconsideren la decisión y mantenga sus nombramientos mientras sea necesario para combatir la lucha contra el Covid-19. En dicha carta indican que «cormamos un colectivo de profesionales del Sescam que, previa selección por los cauces legales oportunos y con motivo de la crisis sanitaria derivada de la pandemia generada por el Covid-19, fuimos objeto de nombramiento como personal estatutario de carácter eventual, al amparo de lo establecido en el Art. 9.3 de la Ley 55/2003, bajo la siguiente razón o motivo:SARS COV2 acumulo de tareas, cobertura dentro del protocolo abierto para el Plan de contingencia del Covid-19, con finalización en función de la pandemia».
Es cierto, como afirman estos trabajadores que «tenemos la necesidad del trabajo que desarrollamos en el Sescam, cuyos ingresos que nos reporta son esenciales y en muchos casos fundamentales para el mantenimiento digno de nuestras familias». Asimismo, recuerdan que en los momentos más críticos de la crisis sanitaria «aceptamos ocupar los puestos de trabajo que se nos ofrecían, en situaciones incluso de riesgo para nuestras personas, para nuestra salud y la de nuestros familiares».También recuerdan que en ese momento otros muchos  profesionales rechazaron los trabajos que se les ofrecían por temor o por las razones, sin duda legítimas, que les asistían.
En este sentido, los denunciantes agregan que «como así consta en nuestro nombramiento, la duración de éstos lo debe ser durante el tiempo que se mantenga la situación de crisis sanitaria en ciernes, habiéndose barajado por el Sescam que al menos esta situación se alargaría hasta finales de año. Sin embargo y para nuestra desagradable sorpresa, vemos que se ha decidido cesarnos de una manera indiscriminada, para realizar nuevos nombramientos bajo el mismo motivo y con los que se acudiría a la lista de selección del personal temporal».

"Las personas a las que se acudirá a partir del 1 de octubre para que nos sustituyan si somos cesadas no tiene mayor mérito, ni mejor derecho que las que conformamos el colectivo que suscribimos el presente documento, ni existe causa o razón para la acción que pretende el Sescam que a la postre resulta enormemente injusta, pues se estará privilegiando en muchos de esos casos a personas que decidieron, sin duda bajo razones legítimas, no aceptar los trabajos que les ofrecía el Sescam en los momento más álgidos de la crisis sanitaria, frente aquellas personas que, aún a riesgo de su salud y la de sus familias, aceptaron el llamamiento del Sescam", reiteran.

Por ello, insisten en que "se estará sustituyendo, a nuestro juicio de forma ilegítima, a personas que se han curtido en el enfrentamiento a la crisis sanitaria, logrando una experiencia excepcional y específica en la lucha contra el Covid-19, enfermedad infecciosa inédita hasta hace unos pocos meses en el mundo, por personas con nula experiencia en el tratamiento de dicha infección".

Es por ello que ruegan de forma respetuosa y encarecida a los responsables del Sescam que proceda a revisar la decisión adoptada y como consecuencia de ello mantenga sus nombramientos en tanto sea necesario para combatir el Covid, cuando menos hasta el 31 de diciembre de 2020.