El Covid-19, amenaza para los alérgicos

T.R
-

El jefe del Servicio de Alergias del CHUA, el doctor Miguel Torrecillas, afirma que se prevé una primavera con niveles de concentración polínica más leves y moderados que otros años

Imagen de archivo de un hombre con su perro y donde se aprecian altos niveles de concentración de polen. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Tanto las personas que son asmáticas a consecuencia de la alergia al polen como los que su patología respiratoria tiene otro origen son más susceptibles que el resto de la población a la infección por coronavirus y por tanto a tener más riesgo de crisis asmática y más complicaciones derivadas de la propia infección respiratoria. Por ello, en esta época en la que nos encontramos, donde la primavera y como consecuencia de ello las altas concentraciones de polen, pueden provocar que las personas asmáticas sufran una reagudización de su enfermedad se hace especialmente necesario que estos enfermos extremen las precauciones y diferencien claramente los síntomas de una y otra dolencia. Por ello, el jefe el Servicio de Alergias del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, el doctor Miguel Torrecillas, aconseja a las personas diagnosticadas de asma un mayor control de su enfermedad en tiempo de coronavirus.
 El asma es una enfermedad del sistema respiratorio caracterizada por una inflamación crónica de la vía aérea, cuyas manifestaciones clínicas son heterogéneas y variables en el tiempo y consisten en sibilancias, dificultad respiratoria, opresión torácica y tos. Síntomas muy parecidos a los que provoca el Covid-19.
Picor en los ojos, oídos y paladar, congestión nasal y estornudos, conjuntivitis son síntomas propios de la alergia al polen, si se acompañan de dificultad para respirar, tos y pitidos estaremos ante un asma alérgico. Si hay fiebre y tos hablamos de infección por Covid-19.
El doctor Torrecillas insistió en que «las personas asmáticas deben extremar las precauciones no infectándose del coronavirus ni exponiéndose al polen. Estos enfermos no deben relajarse en estos momentos y por el simple hecho de estar encerrados en casa dejar de tomar su medicación habitual».