scorecardresearch
Óscar Dejuán

Óscar Dejuán


El salario de la discordia

08/11/2021

Robert Heilbroner, autor de uno de los libros de Economía más vendidos en el siglo XX, comentó que su primer trabajo consistió en impartir clases de Economía a un sindicato. Al parecer, los líderes sindicales se habían comprometido a no convocar más huelgas si la empresa aumentaba los salarios al ritmo de productividad laboral. Como no cumplieron su promesa, el juez les condenó a sufrir las clases de Heilbroner. 
Me acordaba de la anécdota a la vista de las agrias discusiones que estamos presenciando estas semanas sobre la reforma de la negociación colectiva para la fijación anual de los salarios. Si Heilbroner tuviera la posibilidad de hablar diría, más o menos, lo siguiente. La fijación de los salarios a través de la negociación colectiva es un hito en la historia del capitalismo. Una institución imprescindible para la defensa de la parte más débil del contrato laboral (el trabajo). Salvaguardando, eso sí, la actividad empresarial fuente de empleos, salarios, beneficios e impuestos. 
En la negociación colectiva se fija el salario nominal (en euros corrientes), pero lo que verdaderamente importa es el real. Los incrementos salariales superiores al ritmo de la productividad son rápidamente trasladados a los precios. El poder adquisitivo de los trabajadores no aumenta, mientras la economía puede entrar en una espiral inflacionista. Para no ser barridas por la competencia internacional, las empresas de cada industria deben alinear sus costes laborales unitarios con los vigentes en el resto del mundo. 
Las clases de Heilbroner sirvieron de poco. Yo propondría algo más práctico. Cambiaría las subvenciones corrientes a los sindicatos por una transferencia de capital con la obligación de crear o comprar una empresa y pagar los gastos sindicales con los beneficios que generara. ¿Podemos confiar en sindicatos que no son capaces de sacar adelante su propia empresa?