Clases burbuja, ¿como las de toda la vida?

P. Rodríguez Veiga (efe)
-

La 'vuelta al cole' permite aulas de más de 20 niños, una cifra similar a antes de la pandemia

Clases burbuja, ¿como las de toda la vida? - Foto: Miguel Barreto

El Gobierno permitirá a las comunidades que los llamados grupos de convivencia o clases burbuja en Infantil y Primaria, para evitar contagios, puedan ser de más de 15 o 20 niños, en contra de lo que se fijó en un principio, lo que hará que las aulas sean como las habituales.
«En mi clase del curso pasado había 25 alumnos, ya era una clase burbuja», cuenta Maestra de Pueblo -profesora y escritora que bajo ese pseudónimo narra su vida real en internet- para explicar que las clases van a ser como las de siempre a pesar de la pandemia. Fue esta semana cuando Educación y Sanidad completaron una Guía de Recomendaciones en la que se especifica que en Infantil y Primaria «se puede optar por la alternativa de establecer grupos estables de convivencia de entre 15 y 20 alumnos», cuyos integrantes podrían interactuar sin necesidad de mantener la distancia o llevar mascarilla.
Esta flexibilización es criticada por varios sindicatos docentes  que recuerdan que las ratios establecidas en la actualidad son de 25 alumnos por clase en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. Desde STES, su portavoz, José Luis López Belmonte, señala que es «una barbaridad» aumentar las aulas burbuja porque no se siguen ni las recomendaciones de la OMS ni del Consejo Escolar del Estado. Especifica que en Melilla, donde él es profesor, la media sobrepasa los 29 alumnos por aula en centros de Infantil y Primaria. «Las agrupaciones convivenciales de las que habla Educación no van a poder funcionar de manera aislada, sin relacionarse con el resto de personas del centro educativo», apunta.
Por ejemplo, un colegio de Infantil y Primaria puede contar con 20 clases y para que pudiesen funcionar como una agrupación independiente, sin contacto, debería establecer 20 turnos distintos de entrada, 20 recreos diferentes o 20 turnos de salida. «Algo completamente imposible», opina STES.
Para la responsable de Enseñanza de UGT, Maribel Loranca, «las aulas burbuja tienen interés siempre que se ajusten a unas condiciones, que exigirían un compromiso de las administraciones para una mayor inversión y reforzar las plantillas docentes». Loranca cree que todo eso es un reto que no se ha querido afrontar y se pretende «volver a una nueva normalidad educativa a un coste mínimo».