«La posibilidad de aprender está ahí, todos los días»

A.D
-

La duodécima Jornada por la Cultura Cubana en Albacete 2020, que se celebra hasta el día 20, comenzó en el Centro Sociocultural José Oliva de la capital con la gala de Reconocimiento Especial a la cantante, actriz y presentadora Ileana Wilson

Ileana Wilson - Foto: Rubén Serrallé

La duodécima Jornada por la Cultura Cubana en Albacete 2020, que se celebra hasta el día 20, comenzó en el Centro Sociocultural José Oliva de la capital con la gala de Reconocimiento Especial a la  cantante, actriz y presentadora Ileana Wilson, natural de Santiago de Cuba y afincada en España. La actriz comentó a La Tribuna de Albacete sus proyectos, así como sus sensaciones ante esta distinción. 
¿Qué supone para usted esta  distinción de la asociación cultural?
Para mí es una grata sorpresa. Con tantos años de trabajo y que hermanos decidan distinguirte, es un honor, más representar a todas las muy buenas actrices que hay aquí, en Cuba y repartidas por el mundo, que también podrían tener este premio. Estoy encantada y agradecida por este reconocimiento a mi trabajo. 
Decía que hay muchas actrices repartidas por el mundo. ¿Da igual dónde se desarrolle la carrera?
Como decía Hermann Hesse, en cualquier pare de la tierra donde pueda florecer algo, vale la pena vivir, existir y regalar lo que nos viene dado como don, es una suerte que tenemos los que nos dedicamos a la creación. 
¿Qué le llevó a decidir desarrollar su carrera también en España?
Vine por la presentación de la película Maité, que hice hace unos años con unos directores vascos, y luego surgió la posibilidad de hacer la serie. También volví con la presentación de un disco en el que colaboraba con el que era mi pareja,  y canté en otro disco que él grabó en España. Después, seguí con la serie Maité, que partía donde finalizó la película y me quedé. Efectivamente,  España nos abrió las puertas, porque realmente fue para mí fácil, cuando vienes de un país como Cuba, tan querido en España. Muchas cosas se confabularon para que nos quedásemos y formáramos una familia. Aquí nacieron mis hijas, Cuba está en mi corazón, pero España es una muy buena opción para mantener el trabajo que nosotros hacemos, hay muchos y muy buenos profesionales. Aquí estoy. 
¿Es más difícil cantar o actuar?
Depende lo que llamemos dificultad, ya que ahora mismo, en mi cabeza, las dificultades son retos, los retos son crecimiento y ante cualquier dificultad, lo importante no es el problema, sino cómo aprendes de esa experiencia, y como en Cuba, las necesidades primarias están casi todas por resolver, entonces, se dispara un imaginario creativo, casi a lo bestia, que parte de una cosa casi rudimentaria y alcanza unos niveles estéticos y artísticos maravillosos.
Ahora hay una situación complicada, no solo para los cubanos, para el mundo entero y aquí, como buenos hijos de españoles, porque nos parecemos mucho, España tiene casi todos los requisitos y si das con la posibilidad de probar lo que has aprendido, es una grandísima fuente.
Cuba siempre tuvo muy buenas escuelas de arte... 
Sí, yo estudié en el Instituto Superior de Arte, hice licenciatura en Artes Escénicas, en la Facultad de Arte Dramático y realmente tuve una suerte impresionante, con grandes maestros y profesionales. Teníamos además prácticas preprofesionales maravillosas, también en Artes Plásticas, aunque no fueras de la propia especialidad. La posibilidad de poner a prueba tu valía estaba ahí.  
¿También aquí?
Por supuesto, he hecho series, teatro, cine, publicidad. Cada medio tiene un lenguaje que siempre te invita a un reto y aprendizaje. La televisión tiene un lenguaje muy diferente al teatro, de la misma manera, ocurre con el cine y la posibilidad de aprender está ahí, todos los días se presentan retos importantes.  Estoy muy contenta, transito por todos los medios y he tenido directores y trabajos maravillosos, en Cuba y en España, de verdad.  
¿En qué series trabajó?
Yo creo que las he hecho todas, El comisario, Cuéntame, La que se avecina, Raquel busca su sitio, Hospital Central, un montón. 
En cuanto a mi otra faceta, cantar me da un miedo terrible, pero luego  me siento como liberada, es como un juego. Estuve haciendo la formación para un musical que  en algún momento se hará, sobre la vida de Tina Turner, y me di cuenta que es un juego que me encanta. Además, el canto te da la posibilidad de interpretar, entonces, me coloco en la intérprete y me aprovecho de mi voz. 
También zarzuela. 
Sí, estuvimos haciendo Cecilia Valdés, en el Teatro de la Zarzuela, que fue un regalo, una delicia. 
¿El siguiente proyecto será ese musical que comentó?
Si Dios quiere, y somos capaces de trascender este reto Covid que nos ha puesto la vida, estoy muy ilusionada. De momento, estamos con una obra de teatro, La Duda, aunque hay algunos sitios que cancelaron por la pandemia. Es una gran obra, hago el papel de la Señora Miller.