scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


Macron, la caza y las elecciones

06/04/2022

Los partidos políticos franceses defienden por encima de todo la libertad y a su mundo rural.
El partido que gobierna en España no defiende a los agricultores ni a los empresarios, pero pone verdadero énfasis en contra de la caza y del mundo rural. Tanto es así que el 20 de marzo pasado se convocó una manifestación de agricultores, ganadores y cazadores, en contra del gobierno del PSOE, tan grande como cuando mataron a Miguel Ángel Blanco, y no era la primera, ya que a Felipe González también se le organizó una al que acudieron cerca de 500.000 personas protestando contra la Narbona.  
Cuando Felipe González designó a la señora Narbona de ministra, al parecer una fanática anti caza, venía de prohibir la caza en Cazorla, pues pertenecía al gobierno andaluz. La prohibición fue el mayor desastre de la historia animalista. Los machos monteses, machos, cabras y 'cabres', se comieron la comida que les gustaba, y el resto de las especies vegetales al ver el sitio libre por el exterminio de sus competidores, ocuparon su sitio, mientras la presión de los 'cabres', cabras y machos, subía porque la población crecía y necesitaba más comida. Cada vez había menos comida, y además el espacio estaba siendo ocupada por las especies no comestibles. Llegó un momento en que estaban tan delgados que sufrieron varias pandemias, entre otras una gravísima de sarna, que pasará a los anales de la borriquería de la historia más reciente contra la ecología auténtica, no la de salón, y por supuesto se murieron todos porque no había comida, y los que quedaron tuvieron que matarlos al decidir replantar la zona y traer sangre nueva de otros territorios nacionales. Esa fue la lección que España aprendió con la equivocada Narbona, que se vino a Madrid antes de que se supiera el desastre, y que continuó con la prohibición hasta que le hicieron la manifestación.
Después de que Sánchez permitiera a los ecologetas dictar y proponer tantas leyes en contra de la caza, hasta los presidentes socialistas de Extremadura Fernández Vara y de Castilla La Mancha García-Page están haciendo guiños con el mundo rural, y sobre todo por la metedura de pata de Garzón en Castilla León, lo que les costó las elecciones. Pero el mundo de la caza y de la agricultura es uno de los pilares de nuestra hispánica cultura, como lo es en Francia donde el número de cazadores casi duplica al de España. La caza en Francia tiene tantos enemigos como en España, incluso en números absolutos más, pero los políticos franceses no les hacen ni puto caso, como debe ser, porque son muchos más los que están a favor de la caza, con todas las limitaciones y cuidados que requiera el bienestar animal, pero a favor, y Macron ha anunciado que si gana las elecciones pondrá un Ministerio de la caza y el mundo rural. Cuando las barbas de tu vecino veas pelar pon las tuyas a remojar señor presidente, y si no al loro, parafraseando al ínclito Tierno Galván.

El mundo de la caza y de la agricultura es uno de los pilares de nuestra hispánica cultura»