scorecardresearch

«Los niños forman parte del propio espectáculo»

Virgilio Molina
-

El cantautor y actor albacetense Nacho González cierra este sábado el Festival Internacional de Títeres con la representación de 'Tachán y el circo de los monstruos'

El polifacético artista albacetense Nacho González. - Foto: N.G.

El cantautor, compositor, actor y productor audiovisual Nacho González será el encargado de cerrar este sábado en el Parque Abelardo Sánchez, a las 19 horas, la vigésimo tercera edición del Festival Internacional de Títeres Ciudad de Albacete y, por extensión, la programación infantil de Feria, con la obra Tachán y el circo de los monstruos.

¿Cómo surgió esta obra y cuándo se estrenó?

El espectáculo lo iniciamos mi mujer, Marilén, y yo mismo, con la colaboración de Francis Zafrilla y Álvaro Fraile, durante la pandemia. Llevábamos tiempo queriendo montar un infantil con Producciones K'N  y Tachán lo pensábamos estrenar justo antes de que nos encerrasen en casa; fue entonces cuando aprovechamos ese momento para desarrollar un montaje bastante más grande, sacando paralelamente libro y disco, convirtiéndolo en un proyecto 360, y pudimos estrenarlo finalmente en abril de 2021 en el Teatro de la Paz.

¿Alguna diferencia o elemento añadido respecto al montaje inicial?

No, lo único es que haremos una versión adaptada al hacerlo en exterior, de día y en un escenario más pequeño, simplemente se trata de una adaptación a nivel técnico, porque el espectáculo es exactamente el mismo, las variaciones que ha tenido fueron las derivadas de lo que fue creciendo durante todo este tiempo.

¿Quién le acompaña sobre el escenario?

Pues yo doy vida al simpático monstruo Tachán y me acompaña en el papel de su buen amigo, Valentino Bigotini, el actor albacetense Juan Cuevas, y en la parte técnica está José Luis Reino.

Con un argumento muy accesible y pensado para los más pequeños, ¿no es así?

Sí, todo gira en torno a la figura de este monstruo naranja, entrañable, algo torpe, tímido, lleno de inseguridades y que viaja con un circo, pero que siente mucho miedo por la presencia de los niños y niñas, por ello el público infantil tendrá que aliarse con Valentino Bigotini para vencer las reticencias de Tachán y poder sacar adelante el espectáculo. En principio lo escribimos  dirigido a niños de entre tres y nueve años, pero nos hemos dado cuenta que hay chavales y chavalas por encima de esa edad que les encanta y como es un montaje bastante llamativo incluso pequeños de apenas un año también permanecen atentos durante toda la hora que dura el espectáculo.

¿Lleno de mensajes tendentes a la integración?

La verdad es que está cargada de mensajes, por un lado refuerza esa idea de no rendirse antes de haber intentado algo, el valor del trabajo diario, la confianza en los amigos... en definitiva ser valientes y confiar en nuestras capacidades para hacer las cosas.

¿Interactúan mucho con esa joven audiencia?

Totalmente, porque forman parte del propio espectáculo y deben aliarse para que Tachán no se dé cuenta que lo que hay sentado frente a él son niños y niñas, la interacción es constante tanto a través del texto, como con las canciones originales, que incluyen sencillas coreografías, pensada para que el público las siga desde las butacas. 

¿Algún otro proyecto que tenga en marcha?

Pues seguiremos con la gira de Tachán hasta principios de 2023 y además voy cambiando de repertorios musicales cada año y quiero preparar un disco de largo recorrido que quizás no sea posible de catalogar, con influencias pop, rock, folk o del indie, de hecho tengo ya algunos temas, casi todos en el esqueleto.