scorecardresearch

Las enfermeras piden la jubilación anticipada y el Grupo A

Redacción
-

Profesionales de Enfermería y Fisioterapia han participado hoy en una jornada organizada por Satse, celebrada en el Casino Primitivo, donde se han abordado las reivindicaciones del colectivo

Una de las ponencias de las jornadas celebradas en el Casino Primitivo, para enfermeras y fisioterapeutas. - Foto: Satse

Enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas de Albacete han participado hoy en la jornada profesional, organizada por el Sindicato de Enfermería, Satse, en el Casino Primitivo, para abordar dos asuntos prioritarios y fundamentales para la sanidad y sus profesionales, como son lograr la jubilación anticipada voluntaria y la reclasificación profesional en el Grupo A, sin subgrupos.

La jornada, que ha contado en su inauguración con la presencia de Juana García, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Albacete; Cristina Corominas, subdirectora de Enfermería de la GAI de Albacete; Joseba Rabanales, subdirector del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Terapia Ocupacional UCLM y Juan Francisco Ruiz, secretario general de Satse Castilla-La Mancha, ha realizado un análisis detallado y exhaustivo de la actual situación de dos reivindicaciones que, además de suponer un claro beneficio para los profesionales, conllevan una mejora en la atención que se presta a los pacientes y al conjunto de la ciudadanía.

La jornada abordó, por un lado, la problemática existente al no poder las enfermeras y fisioterapeutas pertenecer al Grupo A, cuando son titulados universitarios de Grado, al igual que otros compañeros y compañeras que trabajan en nuestro sistema sanitario y en otros ámbitos profesionales que sí tienen esta clasificación profesional. En la actualidad, las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas se encuentran en el Grupo A2.

Como quedó patente en la jornada profesional, se trata de una situación injusta y discriminatoria que imposibilita que estos profesionales sanitarios puedan acceder a determinados puestos relacionados con la gestión y dirección de alto nivel (directivo o gerente de centros sanitarios, por ejemplo), ni a grupos de investigación y docencia.

Por ello, los expertos y profesionales presentes en la jornada organizada por Satse coincidieron en la urgente necesidad de que el Gobierno modifique el artículo 76 del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP) para eliminar la vigente división en subgrupos A1 y A2 en el Grupo A, y que todos los titulados universitarios, caso de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, pertenezcan al Grupo A, sin subgrupos.

De otro lado, la jornada trató también otro asunto de especial interés para las enfermeras y enfermeros, así como para el funcionamiento de nuestro sistema sanitario, como son las perjudiciales consecuencias que tienen para su salud y bienestar integral las peligrosas, tóxicas, penosas e insalubres condiciones laborales que sufren a lo largo de hasta 40 años de trayectoria profesional.

Los profesionales presentes vieron plasmadas en la jornada sus condiciones de trabajo y cómo repercuten claramente en su salud física, psicológica y emocional, al suponer la aparición de determinadas patologías y problemas de salud asociados, entre otros factores, al trabajo a turnos y nocturno y a todo tipo de riesgos (biológicos, psicosociales, químicos, físicos, mecánicos…), según reflejan numerosos estudios e informes nacionales e internacionales.

Ante esta lamentable realidad, Satse viene reclamando desde el pasado año al Gobierno que inicie el procedimiento que permita la jubilación anticipada y voluntaria para las enfermeras y enfermeros. Una demanda que llevó a los profesionales de Albacete a manifestarse en los centros de salud y hospitales de la provincia, y frente a la sede del servicio autonómico de salud.

La jornada profesional, que obtuvo un amplio seguimiento por parte de las enfermeras y fisioterapeutas, forma parte de la estrategia general de actuación del Sindicato de Enfermería para informar en el conjunto del Estado sobre la importancia de seguir trabajando política e institucionalmente para hacer realidad estas dos importantes reivindicaciones para la sanidad y sus profesionales.

S