scorecardresearch

«Las obras están muy centradas en la Pasión»

Antonio Díaz
-

La cuarta Semana de Música Sacra presenta hoy, a las 18 horas, en la Catedral de Albacete, un concierto de órgano, a cargo de Javier Sáez Docón. El músico comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de esta cita.

Javier Sáez Docón. - Foto: Rubén Serrallé.

La cuarta Semana de Música Sacra presenta hoy, a las 18 horas, en la Catedral de Albacete,  un concierto de órgano, a cargo de Javier Sáez Docón. El músico comentó a La Tribuna de Albacete las singularidades de esta cita. 

¿Qué le parece el ciclo?

Es una oportunidad bonita para acercarnos a la música religiosa que durante muchos siglos fue uno de los grandes remansos de cultura en Europa. En el ámbito de la Iglesia  siempre se preservó la cultura, la música, para la posteridad y, gracias a eso han quedado muchas piezas, pese las destrucciones de archivos por distintas causas. 

El patrimonio, ligado a las distintas celebraciones fue toda una fuente de inspiración para los compositores...  

Eso es, recopilando ese repertorio es como he diseñado el programa de este concierto, donde se ve buena parte de la música destinada a la liturgia y se recogen himnos y antífonas, que son mucho más específicas para la Semana Santa y la Pascua. 

¿Centrada en obras para la Semana Santa?

Es así, las  obras están  muy centradas en la Pasión de Cristo y las consecuencias que esta tiene. Empiezo el concierto con las partes de una misa que Leon Boëllmann compuso apenas dos años antes de morir, imagino que pensaría en preparar su alma para el cielo.  

Además de ese inicio con Leon Boëllmann, ¿que compositores eligió?

También pensé en César Frank, que compuso igualmente una serie de piezas pocos años antes de morir, también esas obras son parte de una misa, pero en medio, he intercalado unos himnos luteranos,  el primero Christ lag in Todesbanden, de Johann Sebastian Bach, que es Pascual y hace referencia a lo que supuso la muerte de Cristo. Luego, entre las obras de César Frank, tocaré una meditación sobre un antifonario  de la Misa de difuntos que compuso un español, Juan-Alfonso García, organista de la Catedral de Granada.   

Del barroco al siglo XX.

Efectivamente. A la hora de plantear el concierto pensé  en la música más afín estéticamente al instrumento, al órgano de la Catedral, pero no quería dejar de lado a Bach, porque tiene muchísimas referencias a la religiosidad y que son comunes.  

Siempre Bach...

Claro, es el padre la música a partir del XVIII y con él se redescubrió el mundo del contrapunto y se desarrolló todo el sistema contrapuntístico y del repertorio para teclado, principalmente. Gracias a él, la música de los siglos XIX y XX es como la conocemos. 

¿Cómo es el instrumento?

Es un instrumento particular, quedan pocos ejemplares así conservados en España, construido en la década de los 60, que intenta imitar los grandes instrumentos sinfónicos, con los recursos  que tiene, claro. El de la Catedral  un órgano incómodo de tocar, por ciertas características, pero muy musical. Los recursos que tiene los explota bastante bien. 

Vuelve con otro concierto más a la Catedral.

Efectivamente, el día 7, con la orquesta del Conservatorio Superior de Castilla-La Mancha. Acompañaremos a los alumnos del Superior en la orquesta y del profesional en el coro. Será una actividad muy interesante para los alumnos, con un resultado bastante bueno para los oyentes. Ahí mi labor será sumarme como uno más a la orquesta y hacer el bajo continuo, al órgano y al clave, con un órgano positivo para una mejor conjunción dentro de la orquesta. 

¿Qué planes tienes?

Bueno, además de la faceta pedagógica, la idea es ofrecer conciertos, tanto a nivel individual como con orquestas y la semana que viene tengo una cita con la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y como solista ofrezco conciertos, fundamentalmente de órgano, tanto en España como en el extranjero.  

Sin olvidar esa labor pedagógica en ningún momento.

Eso es, doy clases de clave en el Conservatorio Superior de Música de Castilla-La Mancha, que está en Albacete.