scorecardresearch

Sergio Felipe cortó salió en hombros en Mejorada del Campo

Pedro Belmonte
-

El novillero destacó que se encontró muy bien en la plaza madrileña, sobre todo con el primero de su lote, al que pegó 25 o 30 pases «buenos de verdad»

Sergio Felipe torea al natural en una foto de archivo.

El martes, 12 de octubre, el novillero albacetense Sergio Felipe tuvo una destacada actuación en la plaza de toros madrileña de Mejorada del Campo, cortando una oreja a cada uno de sus novillos de Cebada Gago, alternando con José Rojo y Jordi Pérez El Niño de las Monjas. Salió en hombros de la plaza y en eso piensa para su última actuación de la temporada, en Tomelloso el próximo 23 de octubre junto a José Rojo, con quien ha toreado en Mejorada y el sevillano afincado en Albacete Daniel de la Fuente, con utreros de Sonia González.

Conversó con La Tribuna de Albacete sobre su actuación del martes. «La novillada tenía unas hechuras muy buenas para embestir y la verdad es que se dejó mucho. La primera parte fue mejor que la segunda, que acabó al final desarrollando algo de sentido, pero en conjunto fue buena. Las novilladas de este hierro suelen salir buenas, mientras que las corridas de toros son más exigentes y complicadas, ya que ese año de diferencia se les nota mucho a estos animales. Este año además estamos viendo cinqueños en muchas corridas y ese año de más también se nota».

Entra  de lleno en la novillada. «La verdad es que me encontré muy bien. En el primer novillo disfruté mucho y le pegué 25 o 30 pases buenos de verdad y en el otro también me encontré bien, y pude cortar una oreja de cada uno de los animales, lo que me posibilitó salir en hombros junto a José Rojo. El ambiente de la plaza fue muy bueno y había expectación con la de Cebada Gago, ya que tienen ese punto de bravura que gusta, y aunque luego sean teclosos, al público les gusta, dan espectáculo, que es de lo que se trata».

Queda una novillada el sábado que viene. El día 23, en Tomelloso compartiendo cartel con José Rojo, que toreé el martes con él en Mejorada del Campo y Daniel de la Fuente, el novillero al que apodera Niño Belén y la novillada de Sonia González, del maestro Dámaso. Al final serán las cinco novilladas que había previsto el apoderado. A falta de la última de Tomelloso el balance ha sido muy bueno, ya que me he visto más maduro y, dentro de como están las circunstancias, estoy muy agradecido».