«Llegó un momento aquí en que el suelo estaba acaparado"

E. Real Jiménez
-

Bienvenido Rosa, presidente de Apeca

Bienvenido Rosa, presidente de la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Albacete, Apeca. - Foto: José Miguel Esparcia

Bienvenido Rosa (La Fuenlabrada, aldea de Peñascosa, 1945), presume de su condición profesional de albañil y de su pasión por el acordeón, instrumento del que tiene incluso el carné de músico. Tras años dedicado al ladrillo, acaba de ceder el testigo de la Presidencia de la Asociación Provincial de Constructores y Promotores de Albacete (Apeca), tras 24 años al frente de la misma. Una organización, integrada en FEDA, que impulsó y que ahora gestionará el roblense Juan Pedro Delicado.
¿Cómo llegó a la Presidencia de Apeca?
Primero entré en la Confederación de Empresarios, en el Comité Ejecutivo, cuando todavía estaba Marcos Montero de presidente, y, desde entonces, hasta hace unos meses.
En ese momento existía otra asociación de empresarios de la construcción, pero por diferentes cuestiones creamos una nueva, Apeca, donde yo fui el impulsor. 
¿Por qué se dio el paso de crear una asociación paralela?
Hubo algunos desencuentros y decidimos empezar una organización nueva. Eso fue en 1995, hace ya 24 años, y hemos trabajado mucho por el sector y por sus empresarios.
¿Y siempre ha estado al frente, no se ha cansado nunca?
Siempre me he sentido respaldado, he estado muy a gusto, y he tratado de actuar con responsabilidad. A mí me ha servido como un Máster, he aprendido muchas cosas, también  lo que no se debe hacer.
Mi forma de ser es la que es, no me he metido nunca en rollos ni enredos y con la Ley del Suelo no quise mucho lío. Fue una locura.
¿La Ley del Suelo ha sido quizás el momento más complicado de todos estos años?
La Ley del Suelo se hizo bien, pero fue utilizada por algunos para golfear. Cuando en Albacete se estaba haciendo el Plan General, ya estaba todo pensado entre algunos, entre ellos algunos responsables políticos regionales y algunos constructores, para comprar terrenos y luego sacarle provecho.

 

(Más información en edición impresa)