scorecardresearch

Juan Carlos Torres: Objetivo Dakar

Juan Carrizo
-

El piloto albacetense quiere cumplir un sueño y tiene al Moto Club Albacete como gran aliado; el primer objetivo es ganarse el derecho a participar en esta gran aventura

Juan Carlos Torres junto a Pedro García Espada en la presentación del proyecto en el Moto Club Albacete. - Foto: Moto Club Albacete

Cualquier piloto que compita en rallyes sabe que la carrera por excelencia es el Dakar, aunque llegar a ella no es fácil. Se debe tener un presupuesto importante, medios, conseguir la invitación para inscribirte y una gran preparación para la prueba más dura. Varios años ha estado en el Dakar David Paños con un camión de asistencia, pero el único albacetense que ha competido como piloto de motos ha sido José Israel Bonet, afincado desde hace muchos años en Perú.

Ahora otro albacetense ha iniciado un proyecto para participar en el Dakar 2023, Juan Carlos Torres, un bombero de 48 años que ha competido en rallyes y que quiere cumplir un sueño que tiene desde que era muy pequeño.

Para ello cuenta con unos padrinos de excepción, el Moto Club Albacete, cuyo presidente, Pedro García Espada, se ha volcado en ayudar a Torres en la complicada labor de encontrar los apoyos necesarios para poder cumplir su sueño. «Lo primero es conseguir la inscripción, lo que ya resulta complicado. Solo se puede ir por invitación de la organización y para ello hay que competir en diferentes pruebas para presentar un buen currículum y esperar ser uno de los elegidos», explicó a este diario Juan Carlos Torres.

Si algo tiene este proyecto es la ilusión con la que ha arrancado este bombero de profesión cuya pasión por las motos viene de lejos. «Con nueve años ya estaba montando en moto. Mi padre era muy aficionados al motor, en casa siempre había carreras de motos en la televisión. Y desde muy pequeño me sedujo el Dakar; veía a esos pilotos navegando por las dunas y me preguntaba como eran capaces de llegar de un sitio a otro, como podían orientarse en medio del desierto», cuenta el piloto.

Pronto empezó a competir, lo que nunca es fácil de compaginar con la vida laboral, aunque obviamente ayuda a nivel económico. En 1998 ya estaba trabajando de bombero. Aprobó una plaza fija en Gran Canaria, donde vivió varios años, y gracias a una permuta con un bombero de Toledo pudo regresar a la península y finalmente a su Albacete natal, mostrándose orgulloso de la tradición manchega y humilde de la familia de su madre, de Casas de Juan Núñez. «Gracias a tener un salario  he podido competir desde que tenía 25 años, siempre con motos  de estilo road o África Twin. En Gran Canaria empecé a participar en carreras y rallyes regionales».

En su cabeza ya estaba un objetivo marcado, pero había que ir poco a poco. «Cuando pude permitirlo empecé a correr rallyes africanos. El primero fue en 2013, de la mano del Club Aventura Touareg. Entonces el Dakar se hacía en sudamérica, pero yo quería correr en África».

 

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))