scorecardresearch

«El sistema público regional de salud está enfermo»

Teresa Roldán
-

«Venimos al Colegio a trabajar por los colegiados para cuidar mejor de los enfermos»

Imagen del presidente del Colegio de Médicos, Blas González. - Foto: Rubén Serrallé

El doctor Blas González, especialista en Traumatología en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete, con más de 30 años de servicio como médico y dos décadas ya como profesor asociado de la Facultad de Medicina de Albacete asume las riendas del Colegio Oficial de Médicos, rodeado en su Junta Directiva de un equipo muy potente de profesionales. Ycomo albacetense que es lo hace con la ilusión y el desafío de contribuir a mejorar la sanidad pública, a defender los intereses de los colegiados médicos y en suma a conseguir mejorar la salud de la población albacetense. Será la semana que viene cuando esta nueva directiva tome posesión de sus cargos. El doctor González estudió Medicina a caballo entre la Universidad de Murcia y la de Valencia. Fue a partir del año 1989 cuando empezó a ejercer. Ya formó parte de la anterior directiva como vocal de Hospitalaria.

¿Con qué perspectivas y retos asume la presidencia del Colegio Oficial de Médicos de Albacete?

Nosotros recogemos una herencia importante y como tal tenemos una enorme preocupación, pero también mucha ilusión. Cogemos las riendas del Colegio con la esperanza de mejorar lo que tenemos. 

Coge las riendas del órgano colegial que representa a los médicos en un momento complicado inmersos como seguimos en la pandemia del coronavirus ¿no?

Sí, efectivamente es un momento complicado continuación de otro donde ya sabíamos que los problemas de la sanidad albacetense estaban creciendo con la infraestructura pendiente de reformar del Hospital General, que desde hace tiempo se había quedado pequeña, como nos habían dicho nuestros representantes políticos. En esa herencia recibida nos ha venido la pandemia del Covid-19 que ha sido verdaderamente dramática en Albacete y que ha provocado en los profesionales sanitarios una epidemia emocional. Hay estudios que reflejan que probablemente la mitad de los sanitarios debemos reconocer que a causa de esta crisis sanitaria necesitamos asistencia psicológica y eso es un problema que nos preocupa mucho.

¿La pandemia ha puesto de manifiesto las carencias de nuestro sistema de salud?

Por supuesto, el Sistema Nacional de Salud y el Sistema regional de Salud (Sescam) está enfermo, tiene una enfermedad crónica, y requiere de un buen diagnóstico. Para ello, hay que hacer un ejercicio de sinceridad. Tenemos una medicina de Atención Primaria que es la piel del cuerpo muy problemática y con muchas heridas que curar; los órganos del cuerpo equivaldrían a nuestra red provincial de hospitales, que tienen grandes deficiencias;por su parte el sistema nervioso representado en nuestros gestores y políticos tienen un desafío enorme, porque tienen que esforzarse en no ser un poco esquizofrénicos, porque a veces tienen que esforzarse en proteger al partido, a los trabajadores y a los enfermos;también la parte de logística y administración se enfrenta a un reto: ser cada vez más eficientes, porque no tenemos todos los recursos que necesitamos. 

¿Entre los nuevos objetivos que se plantea su equipo para los próximos cuatro años al frente de esta institución hay algún proyecto más relevante?

Tenemos una batería de propuestas y objetivos intensos que nos gustaría desarrollar. La motivación que nos hace estar aquí es que no se hace un mundo diferente con gente indiferente. Yeso nos lleva a venir a la casa de todos los médicos a trabajar por los colegiados para cuidar mejor de los enfermos y promover la salud de los ciudadanos.

Queremos un Colegio de Médicos abierto, políticamente apartidista, independiente y transparente. Vamos a potenciar hasta donde podamos la colaboración institucional. De hecho, recientemente he tenido ya la oportunidad de hablar con el rector de la UCLM, con el vicealcalde y alguna persona de la administración regional, y a todos les estamos lanzando el desafío que nos marcamos:Tenemos que cuidar al cuidador. 

¿Cómo ha vivido y sigue viviendo la pandemia del coronavirus?                                                  

Los médicos y los sanitarios en general hemos aprendido a llorar de impotencia, porque se nos han escapado muchos enfermos y compañeros y eso ha sido muy duro. Debemos de reconocer que la primera batalla, es decir, la primera ola de la pandemia, la perdimos en Albacete. porque no teníamos material suficiente, porque nos quedamos escasos de personal por tantas bajas que sufrimos.

Desde el Colegio de Médicos intentamos ayudar en esta guerra en lo que pudimos, primero haciendo una guía de recomendaciones que tuvo mucho éxito y de hecho se daba en el Servicio de Urgencias, y que gustó a otras provincias. También le propusimos a la dirección del Hospital un plan de contingencia para tomar medidas urgentes. Hicimos donaciones de dinero para comprar cuatro respiradores y material. Además hicimos una bolsa de voluntarios, entre estudiantes de los últimos cursos y jubilados. Sorprendentemente más de 120 profesionales se apuntaron para trabajar.  

Antes de que llegara la pandemia desde el  Colegio de Médicos puso en marcha la Plataforma por un Hospital Digno ¿cree que esa movilización ayudó a agilizar el inicio de las obras de reforma del Hospital?

Nosotros establecimos el diagnóstico de que nuestro Hospital se había quedado pequeño, obsoleto, con falta de un presupuesto realista, con personal insuficiente y no del todo bien tratado, porque gran parte de la plantilla no tiene estabilidad, y ese es un tema que algún día habrá que abordar; un hospital con infraestructuras insuficientes, que seguimos padeciendo, con tres enfermos por habitación en la mayoría de la planta hospitalaria.

Estamos siempre con que no damos a basto ni en las condiciones que se merecen nuestros ciudadanos. Por eso abrimos esta Plataforma a la que se sumó gente particular, colegios profesionales, instituciones, la FAVA. ¿Eso ha servido para que las autoridades políticas aceleraran el proceso? no lo tendrán que decir ellos. Pero a día de hoy hay que reconocer que todavía no tenemos un Hospital digno, tenemos una lista de espera, que alguna vez alguien tendrán que abordar de manera seria. No fuimos contra nadie, sino a favor de los enfermos y de nuestros compañeros profesionales que necesitan tener los mejores medios para atender de la mejor manera posible a los pacientes. De hecho, en poco tiempo recogimos más de 9.000 firmas. El camino para la consecución de ese objetivo va a ser largo y duro. Yla mejor arma que nosotros ponemos desde el Colegio de Médicos es la pasión.

Los ciudadanos siguen sufriendo las consecuencias de una demora importante para ser atendidos, sobre todo, para someterse a una cirugía, y las listas de espera además se han disparado por el Covid ¿qué solución ve a este problema?

Nosotros no tenemos ninguna necesidad de bajar ni subir la lista de espera sino de verla tal y como es, porque nos enfrentamos a los enfermos cara a cara cada día y nos dicen el tiempo que llevan esperando en lista de espera. El desafío de los políticos ahora es ser sinceros y hacer listas de espera creíbles. Nuestros gestores deben hacer un ejercicio de sinceridad, porque a los enfermos no les gusta que les manipulen.

En los últimos años ha subido de manera espectacular la lista de espera. Se controló más cuando había autoconcertación, es decir, los propios profesionales del Complejo Hospitalario trabajaban en horario diferente para poder reducir las agendas. Eso ya no se hace, se ha preferido derivar a otras clínicas privadas, cuando la realidad es que las complicaciones de éstas luego nos llegan a nosotros y eso nos incomoda. Hace falta poner sobre la mesa todas las opciones, y dentro de ellas, está la autoconcertación externa. No entendemos por qué no se ha optado por ésta u otras opciones para atajar este problema.

¿Qué opinión le merece que los estudiantes de Medicina de Albacete roten por el Hospital de Toledo? ¿sobre vuela la llegada de la tercera Facultad de Medicina en Toledo?

Albacete estaría muy descontenta si un acuerdo de hace muchos años que fue abrir la Facultad de Medicina de Albacete se olvida en detrimento de un nuevo proyecto académico, desde luego el ánimo de toda la gente que estuvo trabajando entonces, del profesorado de ahora, que habría que cuidar más, se vería bastante afectado, además de los problemas organizativos que ocasiona, porque la UCLMes la única universidad del mundo que tiene dos facultades de Medicina. Si hay una decisión política detrás nuestros políticos deberían explicarlo.

¿Cuántos de sus compañeros de la anterior etapa en el Colegio le acompañan ahora?

Hay una renovación parcial. Somos cinco los que continuamos. La nuestra es una Junta Directiva muy potente, porque la integran personas con mucha entidad, mucho talante, con mucho ejercicio profesional y que ha mostrado su disposición a formar parte de este equipo y a trabajar por el conjunto del gremio. Nos hemos planteado objetivos muy interesantes y por ilusión no va a ser, porque queremos más y mejor para nuestros pacientes vamos a seguir apoyando a nuestro colegiados.