Alertan de incidentes «de índole sexual» en La Torrecica

M.O
-

Instituciones Penitenciarias confirma que un recluso intentó besar a una ATS después de haber invitado a «ir a la ducha» con él a otra funcionaria

Alertan de incidentes «de índole sexual» en La Torrecica - Foto: R.S.

Los sindicatos con representación en la plantilla de la cárcel insisten en el clima de inseguridad que se vive en el centro penitenciario, ahora con incidentes «de índole sexual», donde mujeres funcionarias son objeto de insinuaciones o intento de tocamiento por parte de algún interno. El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Ortiz, estuvo la semana pasada en la cárcel y fue informado de estos episodios de parte de los sindicatos, respondiendo que no tenían constancia de esta situación.
Lo que los sindicatos denuncian, tanto Comisiones Obreras como Acaip-UGT, es que no se trata de un solo caso aunque lo ocurrido recientemente tiene que ver con un interno en particular. Eva Moreno, de Acaip, relataba que «se han dado supuestos de masturbaciones en presencia de mujeres funcionarias y en el último mes un episodio donde a una funcionaria en prácticas un interno le espetó me voy a la ducha ¿te quieres venir conmigo?; ese mismo interno, después abordó a la funcionaria en un pasillo , se le abalanzó y además intentó besarla, obligándola a protegerse con la mano para impedir». 
Instituciones Penitenciarias confirmaba ayer este último capítulo y contaba que, en efecto, un mismo interno hizo esa insinuación a una funcionaria y días después «intentó besar a una ATS», algo que le supuso un expediente disciplinario. Los sindicatos respondían que ese intento de besar a una ATS fue de otro preso, no del mismo. 
Explicaban las mismas fuentes de Instituciones Penitenciarias que, pese a la denuncia sindical, hasta el momento del parte abierto a este preso no se había conocido la conducta de ese interno. Fuentes de la cárcel indican que se trata de un recluso pendiente de diagnóstico psiquiátrico, pero desde los sindicatos se considera alguien que por comportamiento no debería estar en La Torrecica: «ha destrozado mobiliario y lanzado mobiliario desde su celda al patio, ha amenazado con matar a otros internos,  en otras ocasión amenazó con apuñalar a su propio compañero de celda y cortarle el cuello; también ha  prendido fuego en su celda, y  la misma semana pasada agredió a otro interno, con sus propias  manos le introdujo los dedos, provocándole ocho puntos de sutura y el desgarro de la boca», contaba Eva Moreno, que subrayó que los trabajadores de la cárcel tienen que hacer frente a este tipo de presos sin ayuda: «En Albacete, las mujeres, varias en prácticas, están normalmente  solas a cargo de un departamento entero de hombres», todo ello en un centro donde no puede haber reclusos de Primer Grado, los más peligrosos.

Más información en edición impresa