Page enseña a Sánchez el camino del acuerdo con Ciudadanos

L.G.E.
-

Aboga además por cambiar la ley electoral para que «las instituciones del Estado no puedan ser un permanente zoco donde dos terminan consiguiendo mucho más que 140»

Page enseña a Sánchez el camino del acuerdo con Ciudadanos - Foto: David Pérez

Desde Castilla-La Mancha Page ha sido a veces la avanzadilla del PSOE. Lo fue cuando dejó entrar en su Gobierno a Podemos, algo que después se ha reproducido a nivel nacional. Tras las pasadas autonómicas, cerró acuerdos con Ciudadanos para ayuntamientos, marcando un camino que luego no siguieron Rivera y Sánchez, pero que habría evitado unas elecciones. Y ahora que Arrimadas está salvando unas cuantas votaciones al presidente del Gobierno de España, Page se adelanta y firma en Castilla-La Mancha un acuerdo por la reconstrucción económica y social con la formación naranja. «Estos acuerdos serían necesarios en el ámbito, no solo autonómico, sino en el ámbito nacional», reivindicó esta mañana tras porner su rúbrica.
El pacto cerrado en Castilla-La Mancha tiene tres pilares. En el primero se blindan las inversiones previstas en infraestructuras para la Sanidad y la Educación. Además el Gobierno regional se compromete a fortalecer los servicios públicos contratando más profesionales. El segundo pilar se fundamenta en medidas sociales para quienes peor lo están pasando ya con la crisis, readaptándose además a la novedad del ingreso mínimo vital. El tercer pilar es un plan de impulso económico.
Page, a diferencia de Sánchez, no necesita un acuerdo para tener garantizados los presupuestos ni la estabilidad en esta legislatura, pues tiene mayoría absoluta. Y si en Castilla-La Mancha ha cerrado este pacto a medio plazo con Ciudadanos, pide para España «acuerdos trasversales» con un objetivo claro: «Los acuerdos que son de España tienen que ser para España, para toda España».
Habló de la necesidad de conformar un nuevo escenario político e incluso de cambiar la ley electoral para que «las instituciones del Estado no puedan ser un permanente zoco donde dos terminan siempre consiguiendo mucho más que 140». Por eso valora que Ciudadanos esté votando a favor de las prórrogas del Estado de Alarma: «Yo agradezco vuestra actitud en Castilla-La Mancha y en España».
«Fíjense qué diferencia hay entre apoyar el Estado de Alarma a cambio simplemente de sentido común, de pedir que lo que se decida en España sea para toda España de reforzar los puentes y unir, eso es lo que está pidiendo Ciudadanos», aplaudió. En cambio, criticó que incluso con esta pandemia de por medio, hay quienes «hasta con el covid mercadean».  
Las insinuaciones de Page. El Page de la nueva normalidad, al igual que el de la antigua, es muy de lanzar mensajes e insinuaciones, sin expresar a las claras quién es el destinatario. Por ejemplo, siguiendo con esta petición de un acuerdo en España, apuntó que quien «ha amparado la violencia está, no en línea roja, sino en línea negra». Aunque no se refirió a Bildu expresamente, parece obvio que la alusión va hacia este partido vasco, más aún cuando en la anterior prórroga del Estado de Alarma se dio a conocer un pacto que había alcanzado el PSOE de España a cambio de derogar la reforma laboral.
Por seguir por el bloque independentista, Page comentó que «frente a la crisis dramática de Nissan en Cataluña,se escucha a dirigentes independentistas que la palabra que se les viene a la cabeza es ‘nacionalizar’, pero que nacionalice España». El presidente de la Junta apostilló que «esto no se arregla haciendo a todo el mundo funcionario ni diciendo bobadas como las nacionalizaciones, que ya no se practican ni en China». Para los amantes del Cluedo, pinta que esto va por Rufián.
Page también arremetió contra los políticos que parecen que quieran que todo vaya mal: «¿Habra gente que piense que si todo esto se recupera, se le pasa el arroz, pierde la ocasión? ¿Habrá alguien que piense así? Sin duda». Aunque él no tiene duda, no concretó a quién se refería, pero apuntaría a quien tiene opciones de alternativa en el Gobierno, que es el PP y su líder Casado.
Y sin salir del PP, pero esta vez enfocando a la región, Page aprovechó para manifestar su orgullo por el trabajo de los alcaldes y no solo por los del PSOE. «Hay que ser sectarios para pensar que todos los que lo hacen bien son los míos y no los contrarios, pues también muchos alcaldes del PP, Ciudadanos o independientes han estado al pie del cañón», recalcó. Y esto va por Núñez.