scorecardresearch

«Escribir para aburrir creo que es un pecado»

Antonio Díaz
-

Librería Popular acoge hoy, a las 19 horas, la presentación de La Ley de Murphy edición 25 Aniversario (1997-2022), de Eloy M. Cebrián. El autor, columnista de La Tribuna de Albacete, estará acompañado en este acto por Arturo Tendero.

Eloy M. Cebrián. - Foto: Arturo Pérez.

Librería Popular acoge hoy, a las 19 horas, la presentación de  La Ley de Murphy edición 25 Aniversario (1997-2022), de Eloy M. Cebrián. El autor, columnista de La Tribuna de Albacete, estará acompañado en este acto por Arturo Tendero.

Son 25 años. ¿Era necesaria esta edición recopilatoria?

Se cumplen 25 años desde que publiqué mi primer artículo en la prensa de Albacete y, desde entonces, de forma periódica he ido recopilando esos artículos en cuatro entregas de La ley de Murphy. Esta creo que se debe a que me voy acercando a una edad en la que a uno le apetece dejar los deberes hechos y pasar página y no es que vaya a dejar de escribir en prensa, pero me apetecía ver mis 25 años de trabajo, de columnas periodísticas, recopiladas en un solo volumen. Así, como los grandes éxitos de los grupos ochenteros, que están para el arrastre y deciden sacar sus grandes éxitos. 

Pero usted tiene todavía muchas cosas que decir...

Sí, me identifico con todos estos artículos recogidos, como una sucesión de fotografías de mí mismo, a lo largo de estos años. 

¿Artículos publicados en La Tribuna de Albacete?

El 98 por ciento. Hay algunos al principio que no lo son, pero he tenido que hacer una selección y han llegado al libro, más o menos, uno de cada tres. He escrito unos 600 artículos y en el libro hay 200 y claro, me identifico más con los últimos. He incluido alguno de los primeros, pero me he centrado más en mi última época, y he intentado incluir tantos como he podido de los que no están en otros libros. El 40 por ciento no han aparecido en los anteriores.  

¿Qué criterios siguió para la selección?

No ha sido fácil, con todos sientes una cierta cercanía, pero es cierto que he intentado, sobre todo, que no estuvieran demasiado relacionados con la actualidad o en absoluto y luego, los que me han parecido que estaban mejor escritos y tenían más valor literario. No intento hacer en esta columna literatura, más bien una cosa cercana, fresca, en tono de humor, pro nada excesivamente profundo, que aburra. Están publicados cronológicamente, por fechas y muchas veces escribo sobre las cosas que más me chinchan, y me chincha casi todo.  

¿Siempre el humor como seña de esa columna?

Sí, totalmente. El humor podría unir todos los artículos, no siempre alegre, a veces un poco escéptico y desengañado, negro incluso. Escribir para aburrir a la gente creo que es un pecado, sobre todo en un periódico y, si de paso puedes sacarle una sonrisa a ese lector, estupendo. 

¿También hay mucha retranca en esos artículos?

Sí, es que estos artículos se parecen mucho a mí, son más personales que las novelas y los relatos. Donde más estoy reflejado es en los artículos y la retranca es una característica mía.  

¿Es escritor del último minuto o esos artículos están trabajados en varios días?

Hay de todo. Algunos se basan en ideas que anoto y, como no están muy vinculados a la actualidad, me permite escribirlo en cualquier momento. Hay veces que surge algo, alguna noticia, que me impulsa a escribir, como la bofetada de Will Smith, pero también depende, porque a veces me he olvidado y me han tenido que dar un toque,  pero son muy pocas veces porque soy bastante disciplinado. Mi columna sale los viernes y lo normal es que escriba el miércoles.  

¿Retoca mucho?

Procuro que sean lo más espontáneos posible y esa espontaneidad hace que no sea muy necesario retocar, si los repaso cuidadosamente.  

¿Qué proyectos tiene?

Sí, estoy con una novela juvenil, como yo la entiendo, si no la puede disfrutar un lector adulto, no tendría mucho sentido. Escribo una novela de misterio sobre The Beatles, sobre la búsqueda del disco perdido de Beatles. Por cierto, aparecen los dos supervivientes del grupo como personajes. La novela se desarrolla en la actualidad, pero lo que van buscando los investigadores es un supuesto disco grabado  después del  Sgt. Pepper's y que mantuvieron en la nevera, como una inversión.