scorecardresearch

«La fotografía sirvió de acelerante a la pintura»

Antonio Díaz
-

El salón de actos de la Diputación Provincial acogió una nueva conferencia de Aluex, con Óscar Martínez García, que habló sobre Fotografía y pintura: Una relación centenaria y provechosa para ambas partes.

Óscar Martínez García. - Foto: José Miguel Esparcia

El salón de actos de la Diputación Provincial acogió una nueva conferencia de Aluex, con Óscar Martínez García, que habló sobre Fotografía y pintura: Una relación centenaria y provechosa para ambas partes. El conferenciante, autor de Umbrales, doctor en Bellas Artes y licenciado en Historia del Arte, comentó a La Tribuna de Albacete distintos aspectos de su intervención.

Una relación que viene de mediados del XIX...

Así es, 1839, 1840 es cuando se populariza la fotografía y se hace pública y eso afecta a la pintura, un arte milenario que tiene un desarrollo pausado. La fotografía, al aparecer en escena, da un impulso tremendo a la pintura y le obliga a buscar nuevos caminos, a evolucionar. La pintura llevaba siglos basándose en la mímesis, en la imitación, y de repente, aparece una técnica la fotografía, que imita la realidad de una manera casi perfecta, aunque ese es un tema complejo. 

¿Cómo reaccionan?

Bueno, los pintores, después de un primer momento de shock, de sorpresa y rechazo por parte de alguno, se dan cuenta que para que la pintura puede convivir con la fotografía, no se puede dedicar únicamente a copiar la realidad, tiene que proponer algo nuevo. Hay un período ahí, sobre todo a finales del XIX, muy interesante, porque a veces, la relación con la fotografía, no se ve tanto.  

¿Cómo se adaptó la pintura a esa llegada?

Hubo respuestas diferentes, hubo quien se opuso, quien rechazó la fotografía porque creía que era el fin de la pintura, pero otros evolucionaron, se dieron cuenta de la posibilidad de poder abrir nuevos caminos. La fotografía  sirvió de acelerante a  la pintura, visto desde el punto de vista actual. Fue un punto de inflexión para que muchos pintores evolucionaran mucho más rápido. Mi tesis es que si la fotografía no hubiera aparecido, en torno a 1840, quizá la evolución de la pintura habría ido más lenta. Al ser una competidora tan fuerte en muchos aspectos, la pintura buscó nuevos caminos. Esa relación es muy interesante para ambas.  

¿Provechosa por las aportaciones mutuas?

Sin duda, hablé en la conferencia de cómo influyeron la una en la otra. Al principio, esa influencia fue de la pintura en la fotografía, que no se consideraba plenamente artística y el prestigio era la pintura. Durante unas décadas los fotógrafos imitaron a la pintura, formas composiciones, pero luego, se dio la vuelta y los pintores se vieron influidos. Fue muy interesante en los dos aspectos, pero la fotografía permitió desarrollar nuevos caminos a la pintura.  Después de un primer momento de conflicto, la relación fue provechosa para ambas partes.  

¿Cómo ve hoy esa relación?

Hoy, la libertad es absoluta al enfocar una obra. Hay gente que las mezcla, que las combina y, desde que nació la fotografía digital, las posibilidades son tremendas. Hoy resulta muy difícil hablar de técnicas puras, porque todo es muy híbrido y está muy mezclado. Lo interesante es que existan herramientas y que cada persona, cuando se enfrenta a la producción, pueda elegir la herramienta que cree que puede ser más  provechosa. A día de hoy cualquiera de las dos técnicas se considera válida para crear una obra de arte importante. No creo que haya una prevalencia de una sobre otra, aunque otra cosa es el mercado, que es muy complejo. 

¿Los pintores se apoyan en la fotografía?

No es que se apoyen, la cultura visual actual está basada en muchísimas cosas, la televisión, el cine, internet. Una persona cualquiera tiene una cultura visual muy marcada por la fotografía. Otra cosa es que algún pintor la pueda utilizar directamente, pero eso ha pasado siempre desde el inicio de la fotografía.  

¿Todavía hay rechazo entre los pintores, pienso en los hiperrealistas, por ejemplo?

Yo creo que no. Después de casi 200 años de convivencia, no hay rechazo a nivel general, conviven perfectamente en el mundo del arte, incluso se mezclan en ocasiones, aunque son procedimientos diferentes, herramientas distintas. Creo que aparecerán nuevas maneras de producir imágenes, el mundo digital, la realidad virtual, el metaverso, vendrá a sumarse. Habrá técnicas y procedimientos que ni imaginamos.