scorecardresearch

«Adapté mi estilo a la idea de ese cartel del Cotolengo»

Antonio Díaz
-

El vestíbulo del Museo Municipal acoge el cartel del Festival del Cotolengo, una obra original de Paco Gabaldón, que está en venta para que la recaudación íntegra vaya a la institución. El pintor comentó a La Tribuna cómo se gestó esta obra

Paco Gabaldón posa con su obra. - Foto: Rubén serrallé

El vestíbulo del Museo Municipal acoge el cartel del Festival del Cotolengo, una obra original de Paco Gabaldón, que está en venta para que la recaudación íntegra vaya a la institución. El pintor comentó a La Tribuna de Albacete cómo se gestó este cuadro solidario con el Sagrado Corazón de Jesús.

¿Cómo es este original?

Es un cuadro mío, hecho exclusivamente para este Festival del Cotolengo.

¿Cuál es el origen de la idea?

El origen de esta idea viene de la inquietud que yo en particular, y la inmensa mayoría de los albacetenses, tenemos por colaborar con la institución del Cotolengo que, como todos sabemos, hace una sabor social importantísima y más en estos tiempos  que sufrimos de crisis y problemas económicos. Hay plataformas como También Somos Cultura que está muy volcada y la verdad es que hacen una extraordinaria labor con la recogida directa de alimentos en la Puerta Grande de la Plaza de toros, pero yo tenía la inquietud de colaborar de alguna forma, propuse realizar el cartel e intentar venderlo y que los fondos fueran para el Cotolengo. Se aceptó esa propuesta por parte del Ayuntamiento, y es mi forma de colaborar con la institución.

¿Tiene título?

No tiene título concreto, es simplemente un homenaje a Pimpi de Albacete.  

¿Qué técnicas utilizó?

Es un óleo sobre lienzo, con una base de cartel que quería  que fuese representativa del homenaje que se hace al Pimpi, con el patio de caballos previo al paseíllo del Cotolengo, en el que aparecen los alguacilillos, pero el protagonismo, aunque estén en un segundo plano, por el tema de luces y contrastes, es para todos los que participan en este festival, como forma de arropar al propio Pimpi. Luego, en el espacio que queda limpio de la composición, puse, dentro de un estilo que  rompiera con el realismo del cuadro, algo que destacara, la cara del Pimpi, el principal homenajeado en este festival. 

¿Cuándo lo hizo?

La verdad  es que ha sido rápido, porque hasta el último momento no sabía claramente la fecha del festival, pues había poco margen, aunque la verdad, como ya lo tenía en mente, había hecho estudios previos y composiciones, sabía lo que quería hacer.  La elaboración no es el tiempo material que tardas en ejecutarlo, porque lleva mucho trabajo previo de preparación. 

¿Qué tiene que hacer un interesado en la obra?

Primero, ir a ver el cuadro original, que está expuesto en el vestíbulo del Museo Municipal y, una vez allí, cualquiera que se interese contactará directamente con el Cotolengo, ya que están allí informados sobre el precio y cómo realizar el pago y, a través de ellos, directamente se encargan de la gestión. No hay intermediarios, ni problemas. 

¿Es un cuadro que se ajusta a sus obras taurinas o por la singularidad del cartel, en este caso es diferente?

Este cuadro tiene alguna particularidad. Al ir destinado a ser un cartel, la obra tiene ciertas particularidades de composición y la forma de trabajarlo es diferente. Sobre todo, quería darle fuerza con el tema de las luces y la idea, porque es lo que se va a transmitir, cuando el cartel está colgado, a primera vista, tienes que saber que anuncia toros. Adapté mi estilo a la idea de ese cartel del Cotolengo.  No es un cuadro ya hecho previamente, que se utiliza como cartel, lo hice expresamente para este festival.  

¿En qué trabaja?

Últimamente no tengo grandes planes, porque por temas laborales y, lógicamente, por la pandemia, estoy trabajando de otra forma, no orientado a exposiciones, más bien para encargos y compromisos. Luego, también para realizar algunas obras más personales que me satisfacen.  

En todo caso, ¿centrado en la tauromaquia?

Pues sí, básicamente. Me gusta también hacer apuntes de salidas al campo, paisajes que me llaman la atención, pero en mis obras tiene una importancia más que notable la tauromaquia, claro. 

¿Alguna exposición a medio, largo plazo?

A corto,  medio plazo no, porque he hecho ya bastantes exposiciones en Albacete, también porque se han reducido las salas de exposición. Claro, siempre te hace ilusión, antes o después, exponer en Albacete.