La Policía Local tramita al mes unas 40 multas a 'gorrillas'

Josechu Guillamón
-
Un ‘gorrilla’ albacetense da indicaciones para aparcar a un conductor. - Foto: Rubén Serrallé

En los primeros seis meses del año se contabilizaron unos 250 expedientes por cobrar por 'ayudar' a aparcar, de los que 37 se pusieron el pasado junio

La Policía Local pone, de media, más de 40 multas al mes a individuos por cobrar a los conductores por darles indicaciones cuando van a aparcar.
Así se desprende de los datos facilitados por la Policía Local a La Tribuna de Albacete, en los que se refleja que entre el 1 de enero y el 30 de junio se pusieron 249 sanciones por pedir dinero por ayudar a estacionar vehículos, mientras que en todo el año 2018 se pusieron 386 multas por este motivo.
Aunque viendo esas cifras todo parece indicar que este año habrá más multas que el año pasado por este motivo, lo cierto es que los primeros seis meses del año son los más conflictivos, al menos si observamos lo ocurrido durante 2018, cuando en el primer semestre se pusieron 300 multas por pedir dinero por ‘ayudar’ a estacionar y sólo 86 en los tres meses siguientes.
De hecho, en 2018 los meses más conflictivos fueron abril, con 74 denuncias; marzo, con 68 sanciones; enero, con 59; febrero, con 43 y mayo, con 38. Sin embargo, en junio de 2018 sólo hubo 18 multas, mientras que en junio de 2019 ha habido 37, lo que supone un aumento del 105,5% en un único mes.
Aunque este crecimiento es sólo en un mes, lo cierto es que, tanto en 2018 como en 2019 el número de sanciones es elevado, por lo que el jefe de la Policía Local, Pascual Martínez, considera que quizá debería realizarse algún tipo de actuación con el sistema sancionador. «Entendemos que se le debería dar una vuelta al sistema sancionador, para que cumpla con su misión, que es evitar y prevenir que se realice esta práctica. No parece que el fallo esté en la detección y denuncia de estos casos».
Aunque son varias las zonas de la ciudad en la que se puede ver la actividad de los denominados ‘gorrillas’, lo cierto es que el punto en el que se encuentran con más asiduidad es en las proximidades del Hospital General Universitario.

 

(Más información, en nuestra edición impresa)