scorecardresearch

El 2021 finaliza con más de 30.000 contagios de coronavirus

Teresa Roldán
-

En el segundo año de pandemia, según los datos oficiales de la Consejería de Sanidad, la infección por SARS-CoV2 se cobró 211 vidas en la geografía provincial

Una enfermera realiza una prueba PCR a un ciudadano. - Foto: Arturo Pérez

A lo largo del año 2021 que acabamos de abandonar, la evolución epidemiológica de la pandemia del coronavirus ha dejado momentos complicados a nivel sanitario y otros en los que la provincia ha rozado la casi normalidad previa al comienzo de esta crisis sanitaria.

El año comenzó con una tercera ola muy intensa en toda la provincia, pero especialmente en la capital, que obligó a las autoridades sanitarias de Castilla-La Mancha, con el presidente Emiliano García-Page, y el consejero de Sanidad, a adoptar medidas restrictivas duras, por lo que Albacete pasó de estar en la Fase 3 con el cierre de la hostelería en vísperas de Nochebuena, a una Fase 3 reforzada ante el aumento desbocado de la incidencia y una alta ocupación hospitalaria, con 250 pacientes infectados de Covid ingresados, tanto en cama convencional como en UCI, lo que además supuso cierres perimetrales y otras duras medidas para frenar los contagios.

El mes de enero acabó con 8.009 casos positivos confirmados por la Consejería de Sanidad en la provincia albacetense, una cifra que no obstante, se superó al término del último mes del año, diciembre,  teniendo en cuenta el vertiginoso ritmo de crecimiento de personas positivas a Covid que cada día se contabilizan desde que la variante Ómicron hizo acto de presencia, lo que ha aumentado en las últimas semanas exponencialmente la transmisión del virus dejando postrada en la cama y confinada en estas fiestas navideñas a una nutrida cifra de personas.

De nuevo el uso de las mascarillas en exteriores ha vuelto a ser obligatorio, una imagen no obstante que no habíamos dejado de ver en nuestra retina ya que mayoritariamente la población albacetense haciendo alarde de su gran responsabilidad no ha dejado de utilizarlas como escudo de protección frente a esta enfermedad vírica.

Si 2021 empezó mal, la realidad es que no va a acabar mucho mejor ante un horizonte cercano próximo a cumplirse el segundo aniversario de la irrupción del coronavirus en nuestras vidas.

Si bien es cierto que las vacunas frente al Covid-19 han paliado en gran medida el colapso sanitario a nivel hospitalario, reduciendo las hospitalizaciones y la gravedad de los ingresos, pero en cambio la nueva variante ha provocado una explosión de casos positivos que ha saturado y puesto en jaque de nuevo a la Atención Primaria, en medio de una demanda febril de la población por hacerse con test de autodiagnóstico en las farmacias que ha agotado las existencias y desabastecido temporalmente el mercado. 

Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete https://latribunadealbacete.promecal.es