Acepain revela retrasos en pruebas diagnósticas de cáncer

T.R
-
Las afectadas comparecieron ante la prensa de la mano de Acepain. - Foto: J. M. E.

El director de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, Ibrahim Hernández, se mostró dispuesto a hablar con las afectadas y solucionar estos retrasos para que su salud no se vea resentida

La Asociación de Costuras en la Piel en Apoyo a la Unidad de Investigación de Albacete (Acepain) ha querido dar visibilidad a los testimonios de cuatro mujeres que están sufriendo en sus propias carnes los retrasos en la realización de pruebas diagnósticas, fundamentalmente mamografías y ecografías de mama, que se vienen produciendo particularmente en los últimos tres meses en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete (CHUA), lo que dificulta que los especialistas de Oncología puedan conocer la evolución de los tumores malignos de las afectadas y por tanto determinar el tratamiento más adecuado en cada caso.

En opinión de las denunciantes la situación es insostenible, porque sólo hay un mamógrafo digital para las mamografías de todas las pacientes con cáncer, hay dos ecógrafos que llevan más de un mes y medio estropeados, lo que impide que las ecografías demandadas a las pacientes por los especialistas, también sufran demoras; el TAC de la Unidad de Radioterapia estropeado desde el verano sigue sin sustituirse, y además también se vienen produciendo retrasos en el análisis de las biopsias de las pacientes oncológicas por parte de Anatomía Patológica. 

Las afectadas aseguran que dependen de estas pruebas diagnósticas para seguir viviendo y que al sufrimiento y miedo que ya tienen por la enfermedad ahora le suman el temor y la incertidumbre de no conocer si se están curando de su cáncer o han sufrido una recaída. Además, insisten en que en la situación en la que se encuentran no es lógico que estén permanentemente presentando quejas en el Servicio de Atención al Paciente para que les adelanten las pruebas.

Por su parte, el director de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, Ibrahim Hernández, se mostró dispuesto a hablar con las afectadas y solucionar estos retrasos para que su salud no se vea resentida, pero achacó la situación a problemas puntuales y no a una queja generalizada de los enfermos con cáncer.
«Cuando la gente se queja hay que prestarle atención y oídos. Probablemente sea verdad lo que dicen las pacientes, no creo que nadie salga a decir mentiras de un tema tan serio», destacó.
Hernández explicó que el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete cuenta con un circuito oncológico de resolución rápida que se cuida siempre, distinto al convencional para agilizar los casos de pacientes con tumores. Además, aclaró que no tenía constancia de que se hubiera producido un número mayor al habitual de reclamaciones por esta causa.
Ibrahim Hernández enumeró los medios tecnológicos que el CHUA tiene operativos para el diagnóstico oncológico, como son los dos mamógrafos digitales con tomosíntesis: uno del 2016 (que se adquirió con el plan de renovación de alta tecnología) y otro de 2018 comprado con la donación de la Fundación Amancio Ortega, que han supuesto un gran avance en rentabilidad diagnóstico y en comodidad para las pacientes. Ambos están en marcha y no han sufrido recientemente ninguna avería. A ello se une la existencia de un ecógrafo para la consulta de alta resolución y acaba de instalarse otro más de reciente adquisición. Sin embargo, el director del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete reconoció que hace unos días se rompió  el software del ecógrafo más antiguo, pieza que ya ha sido comprada y que en los próximos días sustituiría a la averiada.

(Más información en edición impresa)