scorecardresearch

Más del 90% de los casos de lupus se detecta en mujeres

Teresa Roldán
-

La Asociación Castellano-Manchega de la patología (Alman) reivindica la creación de unidades de atención multidisciplinar de esta dolencia invisible

Dos investigadores en su laboratorio en una investigación sobre lupus. - Foto: Jose Carlos Castillo

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune y silenciosa que sigue infradiagnosticada debido a que no en no todos los casos da la cara de forma visible para que los diferentes facultativos puedan diagnosticarla de forma temprana. Sólo en la consulta monográfica de enfermedades autoinmunes sistémicas de la especialidad de Medicina Interna son más de un centenar los pacientes con lupus en seguimiento y tratamiento. Cifra a la que hay sumar los que son tratados por Dermatología porque debutan con lesiones cutáneas o los que presentan una afectación nefrológica o reumatológica.

Más del 90% de los diagnósticos corresponde a féminas, con edades jóvenes entre los 20 y los 50 años, porque si bien no tiene causa conocida, la investigación evidencia la implicación de factores genéticos, hormonales (estrógenos) e infecciones incluso víricas en la aparición del lupus.

La Asociación Castellano-Manchega de Lupus (Alman) salió ayer a la calle para visibilizar la enfermedad con mesas informativas. Esta entidad, con sede en Ciudad Real, pero con más de la mitad de sus asociados (75) de la provincia de Albacete, se sumó al lema elegido este año para el Día Mundial No dejes que el lupus gane. Su objetivo es visibilidad una enfermedad crónica todavía desconocida para la población, pero que necesita de muchos apoyos de la administración y de un atención multidisciplinar.

Desde Alman, tal y como expresó su presidenta, Purificación Donate, reclaman la creación de unidades multidisciplinares, puesto que los afectados por esta dolencia  necesitan el control de nefrólogos, cardiólogos, reumatólogos, dermatólogos, oftalmólogos, hematólogos e internistas. Si todos ellos se coordinaran en esas unidades, el tratamiento y las pruebas diagnósticas para cada caso concreto se consensuaría y evitaría tiempo y viajes a los pacientes, que en muchos casos hasta que obtienen el diagnóstico final deambulan de una consulta a otra durante al menos dos años.

(Más información en la edición impresa y en la APP de La Tribuna de Albacete (https://latribunadealbacete.promecal.es))