Desarticulan un grupo de tráfico de drogas en Villarrobledo

Redacción
-
Vehículos intervenidos en la operación. - Foto: Guardia Civil

La Guardia Civil detuvo a dos personas e investiga a una tercera por la distribución de cocaína y marihuana en la localidad

Efectivos del Área de Investigación de la Guardia Civil de Villarrobledo, en colaboración con el Equipo de Policía Judicial de la Benemérita de esa misma localidad, dentro del marco de la operación “Materia”, han desarticulado un grupo organizado dedicado al tráfico de drogas, incautándose 136 gramos de cocaína, 85 de marihuana, una pistola de fuego real del calibre 9 mm municionada, además de dos vehículos y una motocicleta, utilizados para llevar a cabo la ilícita actividad.

La operación policial se ha saldado con la detención de dos vecinos de Villarrobledo, de 30 y 46 años de edad, resultando investigado un tercero, de 27 años, vecino de esa misma localidad.

Desde el mes de noviembre de 2018, la Guardia Civil venía investigando la ilícita actividad que estarían llevando varios vecinos de Villarrobledo relacionada con el tráfico de drogas, quienes habían establecido un entramado para la adulteración, venta y distribución de droga, principalmente cocaína, llegando incluso a establecer un servicio de venta a domicilio a los consumidores. Las primeras indagaciones pudieron determinar que los detenidos se desplazaban de forma habitual a Madrid para adquirir la cocaína, y una vez en Villarrobledo se dedicaban al pesaje, dosificiación, envasado, suministro y venta, bien desde dos domicilios, y también bajo pedido, entregando el estupefaciente en los domicilios de los consumidores o en algunos establecimientos públicos de la localidad.

Recabados todos los elementos de prueba, por parte de los investigadores, se estableció un dispositivo operativo en la AB-707 (Villarrobledo-El Provencio) dentro del término municipal villarrobletense para tratar de interceptar los dos vehículos donde viajaban los objetivos, cuando regresaban supuestamente de adquirir cocaína en una localidad madrileña. Uno de los vehículos actuaba de lanzadera, circulando por delante del otro, para advertir, en caso necesario de la existencia de algún control policial y variar el recorrido por un itinerario alternativo. Tras la parada de ambos vehículos e identificación de sus ocupantes, se localizó entre las pertenencias del conductor que viajaba en segundo lugar una bolsa con una sustancia en polvo, de color blanquecino, que tras someterse al narcotest determino que se trataba de cocaína, arrojando un peso de 109 gramos.

A raíz de esta incautación y fruto del trabajo de investigación policial, combinado con la instrucción de diligencias, se llevaron a cabo dos registros, en los que se intervino el material mencionado.