scorecardresearch
Fernando Fuentes

Fernando Fuentes


‘El Geri’ y ‘El Rubi’

26/04/2022

De El Vaquilla y El Pirri a estos, hay poco trecho. El macarra nace y se hace. Hasta se entrena. Pero, como diría el mismísimo Iñaki Domínguez, el más ilustrado en lo del «macarrismo», se olvidan de que siempre hay alguien más fuerte. A diferencia de sus predecesores setenteros, estos son premium. No son ni de riñonera, ni de Dupont. Más de Rolex, corbata de Hermès mal anudada y ascenso por la jeta. Y se pirran por lo saudí; aunque Geri ignore que allí hay un Rey al que las mujeres solo parecen gustarle en la cama. Al gran defensa se le ocurrió que tirando de agenda se podría agenciar una buena comisión llevándose la Supercopa al desierto de oro. A su colega Rubi le pareció buena idea. Y así se montaron una lujosa expedición a Arabia Saudí en contra de la opinión de todos implicados en el envite: equipos, afición, etc. Tras ello, el Sultán Waka Waka presuntamente se embolsó 24 millones de petrodólares y Rubi no se sabe, mientras negaba que se hubiesen pagado porcentajes por meterles dicho gol por la escudara. Pero el blaugrana no se conforma con llevarse pastizales negociando con sus bolas, sean de cuero o cubiertas de pelo verde. Él sueña con ver a su Andorra    -equipo que compró en un saldo en 2018 y que, desde ese mismo momento, ha disfrutado de una fulgurante, y más que sospechosa, carrera por divisiones inferiores- en la de plata. Y eso pasa por resultar primero en el grupo en el que milita nuestro Alba. El caso es que en breve ambas escuadras se jugarán buena parte de esa plaza directa en tierras principescas. Y algunos dicen que ese buen rollazo entre Rubi y Geri es posible que tenga una influencia directa en el marcador. Lo que sí piensan muchos es que el F.C. Andorra. está en lo más alto por haber recibido, durante toda la temporada, más cariño de lo normal por parte de los trencillas; en una categoría en la que todo sigue siendo a ojo de buen cubero. Piense mal y acertará, oiga. Hemos pasado de la laureada Quinta del Buitre a la banda de este, pero esta vez el pajarraco es autóctono de El Pas de la Casa, luce piquito de oro y calvicie reluciente. Sí, el Rubi y el Geri ya son leyenda. Y al Emérito le ha pasado rozando.