scorecardresearch

Henryk Wieniawski, joya del talento musical polaco

A.S.
-

En la Polonia del siglo XIX bajo dominio ruso, floreció un gran talento musical

El Carnaval ruso inspiró una de las obras más conocidas de Wieniawski.

Música y política están en todo, como Dios, aunque, como al respirar, no nos demos cuenta en el ejercicio de lo cotidiano. Pero lo cierto es que un pueblo, esté o no al margen de la cocina de su gobierno, vive sus cosas, desde lo popular y cultivando su tradición en la medida que les dejan. ¿Saben el dicho de que un buen director es el que deja que la orquesta toque lo mejor que sabe sin molestar? Pues así pasa con un gobierno que, sin llegar a abordar u ocuparse de las cosas de la cultura y la tradición, no impide que sus gentes avancen en la vida cotidiana, celebrando sus fiestas, sus carnavales, haciendo sus músicas y bailes, distrayéndose y no pesando de más para evitar sentirse dominados. Véase la colorida foto principal de esta página, imagen de una escena en que mujeres rusas disfrutan de su carnaval, fiesta popular que nuestro músico de hoy, el polaco (ruso) Henryk Wieniawski supo reproducir con maestría en alguna de sus obras, en concreto su opus 11, bajo el título de Le carnaval russe, publicado en Leipzig cerca de 1853. 
Si bien sólo vivió 45 años, entre 1835 (10 de julio, como hoy) y 1880, Wieniawski dejó huella como violinista y compositor. En su familia se combinaba el interés por el cuidado de la salud y el bienestar social con una evidente pasión por la música. Su padre, de nombre Tadeusz, fue un célebre cirujano y su madre, llamada Regina, médica en Varsovia y, lo más curioso, mecenas de las artes, después de haberse formado como pianista en París. La casa familiar de los Wienawski era frecuentada por los principales artistas de aquellos años y en ella se organizaban a menudo conciertos, reuniones literarias y discusiones sobre temas de lo más variado. El apellido Wieniawski contó con varios músicos notables en la familia, influyendo, como no podía ser de otra manera, sobre la vida del joven Henryk y de sus dos hermanos, por un lado, Julian, el mayor, quien se convertiría en escritor y columnista, y el joven Józef, quien eligió la carrera de pianista y compositor dejando escritos, entre una notable producción que incluyó obra sinfónica, 24 Études de mécanisme et de style for Piano, op. 44. 

(Más información en la edición impresa o en la APP https://latribunadealbacete.promecal.es)