scorecardresearch

Adrián Venegas triunfa en Alcaraz tras cortar cuatro orejas

Redacción
-

El rejoneador pacense fue el mejor en una tarde en la que el jerezano Luis Sánchez Zambrano se accidentó y la toledana Rocío Arrogante logró un trofeo

Adrián Venegas triunfa en Alcaraz tras cortar cuatro orejas - Foto: P.T.A.V.

La coqueta plaza de toros de Alcaraz fue el escenario inaugural del concurso Jóvenes Promesas del Rejoneo de Castilla-La Mancha. En el cartel se anunciaban tres jóvenes jinetes, el jerezano Luis Sánchez Zambrano, la toledana Rocío Arrogante y el pacense Adrián Venegas. Los astados eran del hierro albacetense de Los Chospes, debidamente despuntados para rejones, fueron complicados para lidiarlos a caballo y más en un ruedo pequeño, como es el de Alcaraz. El tercero fue devuelto al presentar una descoordinación de los cuartos traseros al saltar al ruedo.

La tarde fue un tanto accidentada, ya que el subalterno José Manuel Hermosín sufrió una voltereta espeluznante y pasó a la enfermería inconsciente, aunque minutos más tarde se recuperó. Pero el percance más importante los sufrió Luis Sánchez Zambrano, quien fue descabalgado en el novillo que abría plaza sin aparentes consecuencias, pero después sufrió mareos y el equipo médico no le dejó salir a matar su segundo novillo. El jerezano reaparecía después de un fuerte accidente en 2019.

En lo artístico, el pacense Adrián Venegas firmó los pasajes más destacados de la tarde, merced al dominio de sus monturas y al conocimiento de los terrenos. Remató sus faenas con sendos rejones, que cayeron bajos, pero consiguió las cuatro orejas de sus oponentes.

Por su parte, Rocío Arrogante tuvo varios lances de mérito, pero sus faenas no alcanzaron los vuelos deseados y se tuvo que conformar con una oreja de su primer novillo y obtuvo silencio en su segundo, después de fallar reiteradamente con el rejón de muerte y, ya a pie, con el descabello.

Con la baja de Luis Sánchez Zambrano, Rocío Arrogante y Adrián Venegas lidiaron el sexto burel en collera y el público les otorgó las dos orejas.