scorecardresearch

El programa 'Ningún mayor solo' en residencias y a domicilio

L.G.E.
-

Con esta campaña que financia la Junta, los mayores que viven solos pueden pasar estas fechas en alguna de las 74 residencias de Acescam o recibir una visita en casa con adornos y comida

El programa ‘Ningún mayor solo’ en residencias y a domicilio - Foto: David Esteban

Las residencias son el hogar de muchas personas mayores de la región. Y como en cualquier hogar en Navidad, se pone el Belén, se cantan villanciscos, se hacen felicitaciones con cartulina y se cenan platos especiales. «La Navidad no es solo para los niños», reivindica José María Zarco, usuario de la residencia Fundación Carmen Arias de Socuéllamos, «la Navidad también es nuestra de las personas mayores».

Para que ninguna persona mayor tenga que pasar estas fechas en soledad, cuando la soledad no es deseada, la Junta y la red de residencias Acescam reeditan un año más el programa Navidad en compañía, ningún mayor solo. Hasta antes del coronavirus este programa permitía a las personas mayores que viven solas en sus casas pasar estas fechas o algunos de los festivos en la residencia. Con la pandemia se tuvieron que reinventar el pasado año y hacer este programa a domicilio. 

En estas navidades de 2021-22 vuelve el programa anterior en residencias, pero se mantiene también la modalidad a domicilio. José María resumió muy bien las dos opciones que hay este año. «Si eres una persona mayor y vives solo, pero quieres pasar estas fiestas en compañía, ven a nuestros centros», expuso, «si no puedes iremos a tu casa, te adornaremos la casa, te llevaremos la cena y estaremos contigo disfrutando».

El presidente de Acescam, José Manuel Llario, comentó que ven crecer año tras año la demanda. «Contemplamos estos días en las caras de los mayores que despiertan el niño que hay dentro de cada uno de ellos», comentó. 

Este programa se hace a través de las 74 residencias de la red de Acescam y con la financiación de la Junta. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page presentó esta iniciativa ayer en el Palacio de Fuensalida y comentó que para hacer una carretera hay que poner alquitrán, pero que este programa «está dotado con sentimientos». Señaló que la soledad no deseada empieza a ser un problema en las sociedades modernas, que «hay que atender desde el servicio público, sanitariamente, moralmente, psicológicamente».  Apuntó que «empieza a convertirse en un factor de servicio público que nadie se encuentre solo». 

Page avanza que «a la vuelta de nada» los servicios de teleasistencia se harán con pantalla para que esa persona mayor pueda ver y hablar con quien está pendiente de ella. Recuerda además que la soledad no es solo un problema de los mayores, sino que se ve también entre los jóvenes,  «chicos encerrados en habitaciones frente a un ordenador y el móvil».